miércoles, 12 junio, 2019
Banner Top

Por Facu Osa (@FacuOsa)

 

La posesión en el básquet estadounidense no siempre estuvo controlada como ahora. Fiel a su estilo de querer mejorar y hacer más vistoso el juego, la NBA impuso el reloj de posesión luego de la utilización de la posesión excesiva como táctica defensiva.

Luego de las conquistas de 1949 y 1950 y, en consecuencia, convertirse en el equipo a vencer, los Minneapolis Lakers buscaban extender su dominio con un tercer anillo consecutivo, en tan solo cinco años de liga oficial entre la BAA (Basketball Association of America) y la NBA. El 22 de noviembre de 1950 recibieron en el Minneapolis Armory a los Fort Wayne Pistons en un partido que parecía intrascendente. Sin embargo, aquel encuentro iba a pasar a los libros de historia por ser el cotejo con menor cantidad de puntos anotados.

Ese equipo de Fort Wayne todavía no era aquel que se consagraría bicampeón en 1955 y 1956, si no que escaseaba de talento. Todo lo contrario a los Lakers, que sumaban 29 partidos sin perder en su cancha. Es por esto que para evitar quedar expuestos en defensa ante los vertiginosos contraataques de Jim Pollard y Vern Mikkelsen y de la supremacía de George Mikan en la pintura, los Pistons decidieron alargar las posesiones sin tirar, lo que obligaba a los locales a cometer faltas o buscar interceptar pases.

Al entretiempo el marcador decretaba que los de Minneapolis ganaban 13 a 11 ante los de Fort Wayne, cuyo entrenador, Murray Medenhall, se fue abucheado al vestuario por los más de 7000 aficionados presentes por ser el creador de una estrategia que resultaba demasiado aburrida para los espectadores.

Sin embargo, por más tediosa que fuera, la táctica de Medenhall dio sus frutos, ya que su equipo se quedó con la victoria gracias a una canasta en penetración del rookie Larry Foust por sobre George Mikan cuando restaban seis segundos de partido. Los Pistons se imponían 19 a 18 con solo cuatro tiros de campo anotados sobre 13 intentos, y 11 tiros libres, contra la misma cantidad de tiros de campo de los Lakers, pero con un libre menos. Mikan anotó 15 de los 18 puntos de su equipo pero no fue suficiente para evitar la derrota que cortó el invicto de 29 partidos en condición de local.

Después del bocinazo final, el entrenador de Minneapolis, el histórico Jerry Kundla, manifestó su repulsión contra la estrategia de sus rivales al argumentar que ese estilo de juego terminaría matando la esencia del básket. Esa temporada, sus Lakers no podrían defender el campeonato ya que caerían en las finales de conferencia frente a los Rochester Royals, que luego vencerían a los Knicks de Nueva York en siete juegos.

La NBA entendió que debía hacer algo para prevenir que esta táctica comenzara a ser utilizada por otros equipos, por lo que decidió probar distintas maneras de agilizar el juego y, a la vez, evitar un incremento en el número de faltas.

Después de algunos experimentos, en 1955 se llegó a la conclusión de introducir un reloj que limite la posesión a 24 segundos, tal como se mantiene hasta la fecha. El cerebro detrás de esta idea fue el entonces presidente de los Syracuse Nationals, Daniel Biasone, quien en 1954 propuso una fórmula matemática que contabilizaba los 48 minutos de partido en segundos (2880) y los dividía por 120, que es el promedio de tiros que consideraban ideal por partido.

Así nació el reloj de posesión en Estados Unidos que entró en vigencia en la temporada 1955/1956. La Federación Internacional de Básket (FIBA), por su parte, lo implementó a partir de 1956, aunque con 30 segundos, aunque en el 2001 redujo el tiempo a 24 para acercar su estilo de juego al de la NBA. La última modificación que sufrió fue el reseteo a 14 segundos cada vez que el juego se cortara con falta cuando restan menos de 13 segundos de posesión.

Tags: , , , , ,
The Line Breaker

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: