sábado, 28 septiembre, 2019
Banner Top

La Premier League 2019/2020 ha arrancado acompañada de grandes historias y novedades que magnifican esta fantástica competición. Mientras el Manchester City lucha por el three-peat con Klopp deseando evitar esa proeza, Chelsea y Manchester United se resignan a un papel secundario que pasa por competir por entrar entre los cuatro primeros sin olvidar que equipos como el Leicester City o el West Ham asaltarán a cualquier rezagado para romper el Big-Six. Más atrás queda el Everton, que parece no dar con la tecla un año más o el Wolverhampton Wanderers, una plantilla hecha a base de talonario que ha empezado la temporada sufriendo el desgaste de jugar Europa League y sus consiguientes desplazamientos.

En la parte media-baja de la tabla el Newcastle United se prepara para sufrir la depresión post-Benítez mientras que en Selhurst Park han conseguido retrasar algo parecido, dada la continuidad de Wilfried Zaha al menos hasta el mercado invernal. Otros tres equipos como son el Aston Villa, el Sheffield United y el Norwich City han empezado la temporada con el objetivo primordial de no caer de nuevo a la categoría de la que vienen. Una tarea no exenta de dificultad que se vuelve más sencilla si entre tus jugadores cuentas con Jack Grealish como ocurre en los villanos, Dean Henderson bajo palos en Sheffield o Teemu Pukki en Carrow Road.

Especialmente curiosa es la historia de Pukki, que debuta en Premier League a los 29 años y que ya se ha convertido en la sensación de este inicio de liga. Su nombre ha resonado en las últimas semanas por toda Europa pero hace unos años era él quien iba de punta a punta del continente buscando reconocimiento.

Teemu Pukki se inició en el fútbol jugando para el Hovinsaaren Palloseura, humilde club de su natal Kotka. Pronto comenzó a destacar llamando la atención del KTP, equipo donde recaló sin moverse de su ciudad. Allí debutó en la Veikkausliiga -primera división finlandesa- con 16 años recién cumplidos, aunque terminó jugando más bien poco y su presencia en encuentros oficiales fue testimonial (70 minutos repartidos en cinco partidos). La temporada siguiente, con 17 años, Teemu sólo se ausentó en dos de las 32 jornadas que se desarrollaron entre los meses de abril y octubre, logrando tres goles y seis meritorias asistencias.

Fue entonces cuando el Sevilla, club famoso por su scouting internacional y capacidad para localizar perlas desconocidas en todo el mundo, contactó con Pukki hasta terminar convenciéndolo de que se uniera al club. Víctor Orta, hoy director deportivo del Leeds United -su pasión por el fútbol quedó plasmada en el documental de Amazon sobre el LUFC ‘Take Us Home’– se encargó personalmente de viajar a Finlandia para persuadir a Pukki. El club hispalense pagó 180.000 euros al KoTeePee.

Y allí se instaló, un joven finlandés perdido en Andalucía. Teemu llegó a Sevilla acompañado de su madre Teija, quien pidió un año de excedencia laboral para quedarse con su hijo en tal aventura. Contaba Pukki que esto que le ayudó mucho, pues era un chico muy tímido que tenía bastantes problemas con el idioma. Además, el clima tan característico de la capital andaluza también fue un contratiempo para alguien acostumbrado a las bajas temperaturas del noreste de Europa.

“Para vivir en el extranjero tienes que madurar rápido. Hacía mucho calor y no tuvimos aire acondicionado en el apartamento durante semanas”, recordaba Pukki en una entrevista concedida al periódico Telegraph en agosto de 2019.

Por culpa del calor, de la distancia o simplemente por una mera cuestión futbolística, Pukki tan solo estuvo dos años en Sevilla con más sombras que luces. Estas dos temporadas coincidían con sus dos últimos en etapas formativas: el primero de ellos se mantuvo en las filas del equipo juvenil y en el segundo ya gozó de cierta relevancia con el Sevilla Atlético -filial del Sevilla FC, competía en la Segunda División española de la que se despidió como colista con tan solo 19 puntos, a casi 30 de la salvación- participando en 17 encuentros en los que firmó tres tantos. En esa misma temporada Pukki fue convocado con el primer equipo hasta en tres ocasiones, saltando al campo en una de ellas.

El Racing de Santander visitaba el estadio Sánchez Pizjuán, 25 de enero de 2009. Teemu, nuestro chico introvertido de 18 años, jugó la última media hora para intentar remontar un partido que se puso 0-2 en el minuto 45. Manolo Jiménez retiró a Ivica Dragutinovic y juntó a Pukki con dos auténticas leyendas sevillistas que todavía hoy permanecen en el imaginario colectivo de Nervión: Luis Fabiano y Frédéric Kanouté.

El Erasmus de Pukki en España no tuvo éxito y una vez terminada su segunda campaña en Sevilla volvió a su Finlandia natal, esta vez cambiando el verdiblanco del KoTeePee por las rayas horizontales blancas y azules del HJK Helsinki. En este nuevo desafío Teemu pretendía reencontrarse con su mejor versión y lo consiguió: entre 2010 y 2011 completó 33 partidos sumando 18 goles y 10 asistencias.

Iniciándose la temporada 2011/2012 en la mayoría de países europeos -la Veikkausliiga posee un calendario diferente, adaptado al frío clima finlandés- el HJK Helsinki se enfrentó al Schalke 04 en la ronda de clasificación a la Europa League, una eliminatoria que terminó 6-3 a favor del conjunto alemán a pesar del 2-0 favorable a los norteños en la ida. Pukki materializó los tres tantos de su equipo y, siguiendo el caprichoso camino del destino, terminó firmando por el Schalke de Raúl González Blanco y Huntelaar a cambio de millón y medio de euros ese mismo verano.

Allí sufrió para abrirse hueco como titular -tan solo siete apariciones en el XI inicial en sus dos años en la Bundesliga- y terminó abandonando el club, de nuevo dos años más tarde, después de ocho goles en 47 partidos, 13 de ellos de inicio sumando liga, DFB-Pokal y Champions League.

El tour de Pukki por Europa continuaba con su llegada a Escocia para jugar en el Celtic. Una nueva temporada en la que el finlandés no terminaba de explotar y ya no era aquel Sub 20 que volvió a casa después de un periplo por España. “Si fuera ahora definitivamente lo habría hecho mejor. No fue como lo había planeado, esperaban que marcase bastantes más goles” recordaba Teemu, que también admitió no estar “físicamente lo suficientemente fuerte como para jugar en el Celtic”. Siete tantos en veintiséis partidos de Premiership siendo titular tan solo dos veces en los últimos 15. Se le oscurecía el panorama a Pukki, por lo que a finales de verano de 2014 dejó Glasgow y se unió a la liga danesa con el campeonato ya empezado.

A las afueras de Copenhague defendió los colores del Brondby IF primero como cedido y después traspasado en una liga muy apartada de los grandes focos -en el Schalke 04 y en el Celtic Pukki había jugado Champions League, aunque sin gran relevancia ni pasando la fase de grupos. Allí por fin se convirtió en ídolo de la afición y disfrutó de la confianza que no había sentido en las paradas de su interrail particular. 164 partidos en cuatro temporadas con 72 goles, 23 asistencias y un título: la copa danesa frente al Silkeborg IF en su último año, dando ese último paso que le faltó al equipo la campaña anterior cuando perdió la final con el FC Copenhague (3-1) con un solitario gol de Pukki que no sirvió de nada más que de consuelo personal.

Con el contrato finalizado, la confianza por las nubes y todavía como una semiincógnita para las grandes ligas europeas, Pukki recaló en las filas del Norwich a coste cero, en una operación que define perfectamente la estrategia de fichajes del Norwich City de la mano de Stuart Webber.

El finlandés, que tenía otras ofertas -el PAOK griego también se había interesado en sus servicios- respondió a la confianza recibida completando la mejor temporada de su vida. Pukki marcó 29 goles y repartió 10 asistencias en 43 partidos ayudando así al club a ascender como campeón de liga a la Premier League. Incluso se permitió conceder una entrevista en diciembre -en medio de una racha de diez partidos seguidos sin conocer la derrota y con ya trece muescas en su revólver- recordando que pensaba que la Championship “era todo balones en largo”. Además del ascenso Pukki fue galardonado con numerosos premios individuales entre los que destaca ‘Jugador del año en Championship’, estuvo presente en el XI del año de Championship y también se llevó el ‘Trofeo Memorial Barry Butler’ que lo acredita como mejor jugador del equipo canarie para sus aficionados.

De la mejor temporada de su vida Teemu Pukki reconoce que no tenía tales expectativas cuando firmó: “sabía que lo podía hacer bien aquí pero nunca habría esperado marcar 29 goles”. Achaca su éxito personal y colectivo a que el vestuario es “una familia donde no hay egos, en el que todo el mundo se implica y que se mantiene muy unida” y afirma que es el mejor ambiente en el que ha jugado.

Como era de esperar, el Norwich City ató en corto a su estrella y en julio se comprometió con el club hasta verano de 2022. Pukki se mostró muy ilusionado con esta nueva aventura que les esperaba asegurando que entenderán “lo que realmente hemos hecho” cuando disputasen su primer encuentro en Anfield. Y lo cierto es que no fue un buen partido ni mucho menos del Norwich City, que salió vapuleado de Merseyside por 4-1: primer gol de Pukki en Premier League. Mucho más placentera fue la vuelta a Carrow Road donde fueron ellos los que dejaron en la lona al Newcastle de Steve Bruce y donde Teemu se convirtió en agosto en la sensación de este inicio de temporada al marcar un hat-trick de bella factura con goles tan diferentes entre sí. Y tras el Newcastle fue el Chelsea quien recibió un tanto de Teemu y después de ellos el Manchester City en un partido para la historia, donde el recién ascendido batió a un equipo legendario que solo había salido derrotado seis veces en sus últimos ochenta encuentros de Premier League.

Y así las cosas, ese finlandés introvertido que se moría de calor en Sevilla con 18 años se ha convertido en el futbolista con más goles anotados en Inglaterra desde el inicio de la temporada 2018-2019, perdiendo su melena rubia por el camino pero con una humildad intacta que lo acompañó por todas esas ciudades y países que habitó mientras buscaba su sitio en el fútbol. Hoy ya podemos decir que Teemu Pukki lo ha encontrado: su lugar es Carrow Road y su destino es perforar redes en la Premier League.

Tags: , , , , , , , , , , ,
Gorka Grande Carral
Periodista de la generación del 1997. Aficionado a la NBA, La Liga y la Premier League. Trust the process.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: