lunes, 4 noviembre, 2019
Banner Top

En abril de este año Israel Folau apareció en todos los diarios y las páginas de Internet del mundo luego de postear una foto en su cuenta de Instagram en la que acusaba a varios grupos de personas de pecadores, entre ellos los homosexuales. Explícitamente el contenido decía: “Atención: borrachos, homosexuales, adúlteros, mentirosos, fornicadores, ladrones, ateos, idólatras, el infierno los espera. Arrepiéntanse, solo Jesús puede salvarlos” acompañado del mensaje “todos los que vivan en el pecado terminarán en el infierno a menos que se arrepientan. Jesucristo los ama y les da tiempo para alejarse de eso y acercarse a él”.

Solo era cuestión de tiempo para que las respuestas y las críticas comenzaran a llover desde todos los ámbitos habidos y por haber, desde ex compañeros de los Wallabies hasta jugadores actuales de otros equipos. Incluso el ex jugador galés Gareth Thomas, el primero en declararse abiertamente gay, se pronunció en contra del posteo del australiano aunque de una forma más leve que el árbitro Nigel Owens, la primera personalidad del rugby en confesar su homosexualidad.

Tanto Waratahs –su equipo de Super Rugby- como la Unión de Rugby de Australia (ARU) repudiaron el mensaje de Folau y rescindieron unilateralmente su contrato. El fullback no se rindió y exploró vías legales para que al menos lo indemnizaran, basándose en el artículo 772 del Fair Work Act que establece que no se puede despedir a nadie por motivos religiosos, que, hasta el momento, no prosperaron. También inició una colecta de tres millones de dólares en GoFundMe para “costear los gastos legales” que fue inmediatamente cancelada por el sitio web ya que violaba los términos de promover la discriminación y la exclusión.

Pero, ¿qué llevó al australiano a publicar esa foto? Primero que nada, y esto no justifica lo que hizo, hay que tener en cuenta que él, su hermana y sus cuatro hermanos se criaron en una familia mormona chapada a la antigua. Su padre, Eni, fue pastor tanto en Tonga (donde nació Folau) como en Australia, donde se estableció toda la familia en 2004. En 2011 se convirtió en miembro de la Asamblea de Dios, el grupo más grande de la denominación Pentecostal que nuclea a 140 iglesias, y en 2017 comenzó a tener los primeros conflictos relacionados que superponían la religión con su vida profesional.

En septiembre de año pasado el Primer Ministro de Australia Malcom Turnbull lanzó un referéndum nacional para conocer la opinión popular acerca del matrimonio entre dos personas del mismo sexo. El CEO de la ARU Bill Pulver declaró que los Wallabies estaban a favor, lo que hizo que Folau se retractara por Twitter aclarando que no estaba de acuerdo con la propuesta del matrimonio gay pero que, al mismo tiempo, entendía los motivos que llevaron a Pulver a decir que todo el equipo estaba de acuerdo.

Fue un episodio extraño si se tiene en cuenta que en 2015 el australiano declaró que no había lugar para la homofobia en el rugby luego de que el capitán de los Brumbies David Pocock acusara a un jugador de los Waratahs de utilizar agresiones homofóbicas en un partido correspondiente al Super Rugby. En 2018 Folau recibió un tweet de un seguidor que le preguntaba cuál era el plan de Dios para los homosexuales, al cual respondió diciendo que el infierno los esperaba. Unos días después, alegó que él no era homofóbico, sino que basó su respuesta en lo que se establece en Corintios 6:9-10 de la Biblia. Este tipo de comentarios fueron repudiados por los directivos de Qantas, principal sponsor de los Wallabies, y por la CEO de la ARU Raelene Castle, quien expresó públicamente que no estaba de acuerdo con el pensamiento del jugador pero que lo aceptaba por lo que, en consecuencia, no iba a ser sancionado.

Y luego llegó abril de 2019, en el que Floau terminó de dinamitar su imagen pública cuando, además del posteo mencionado, redactó un tweet que decía: “el diablo ha enceguecido a mucha gente en el mundo. Arrepiéntase y aléjense de sus pecados. Vengan con Jesucristo que los liberará”. Esto estaba relacionado con la nueva legislación que había impulsado el gobierno de Tasmania que permitía cambiar el género de los recién nacidos con un simple trámite burocrático.

Unos días después, declaró en un sermón dominical que la homosexualidad era un pecado y que el diablo estaba detrás de los niños de primaria a los que se les permitía cambiarse el género sin la aprobación de sus padres. Como si esto no graficara suficientemente su relación con la iglesia, cuando GoFundMe le cerró su campaña para juntar fondos, el Lobby Cristiano Australiano (ACL por sus siglas en inglés) le donó cien mil dólares en junio y abrió una campaña de recaudación de fondos para los gastos legales de Folau. El sitio alternativo juntó más de dos millones de dólares en menos de dos días antes de que el australiano decidiera pausarla.
La batalla en la corte todavía sigue pero, aunque el ex jugador de los Wallabies consiga que se falle a su favor, mantendrá su forma de pensar y es muy probable que continúe haciendo este tipo de declaraciones.

Tags: , , , ,
Facundo Osa
¡Buenas gente! Soy Facundo Osa, tengo 20 años y me gusta escribir de todo un poco. Últimamente estoy en una parte más polideportiva de mi escritura ya que me alejé del fútbol porque dejó de atraparme como antes. Así que ya saben, cada vez que vean alguna nota que sea de algún deporte que no frecuentamos tanto en la página, seguro sea mía jajajaja. Ya que están, síganme en Twitter (@FacuOsa) si no se quieren perder de nada del mundo polideportivo (especialmente rugby, básquet y automovilismo).

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: