miércoles, 30 septiembre, 2020
Banner Top

Por alguna extraña razón, los arqueros siempre han tenido un pasado romántico en el que fueron delanteros, jugando con amigos o en los entrenamientos informales. Y aunque cueste asumirlo, conocen el puesto mejor que algunos, e incluso convierten más goles. También existen los arqueros que suben a los tiros de esquina y en más de alguna ocasión han logrado cabecear y convertir. Como olvidar el mítico gol de Palop que ayudó al Sevilla a clasificar a los cuartos de final de la Europa League, que a la postre significó el campeonato. Casos más atípicos serían los de Rogério Ceni, que gracias a su gran precisión en los lanzamientos de faltas convirtió más de 100 goles. A él le siguen otros latinos como Chilavert e Higuita. Pero el caso del chileno Víctor Loyola es distinto.

Formado en las categorías inferiores de Colo-Colo, estuvo en el club hasta 2005, donde tuvo a porteros como Eduardo Lobos y Claudio Bravo por delante de él, por lo que no logró hacerse con el puesto. Recaló en Puerto Montt donde no tuvo mucha continuidad. Al año siguiente llegó a Santiago Morning, club con el que se le identifica. Tuvo salidas a préstamo a otros clubes, pero finalmente se consolidó.

 

(La Cuarta)

 

En 2009, en el Campeonato de Apertura, con Loyola como guardameta titular, el equipo clasificó a los playoffs siendo eliminado en cuartos de final. En aquel equipo jugaban grandes estrellas como Esteban Paredes o Diego Rivarola. Para el campeonato siguiente, tanto el entrenador como el máximo goleador del equipo fueron buscados por los grandes del país. Como director técnico llegó el ex-jugador de Barcelona, Juan Antonio Pizzi, y el equipo se reforzó intentando llegar más lejos que el torneo pasado. Uno de los refuerzos fue Martín Ferrando, arquero uruguayo que se adueñó del puesto dejando a Loyola en la banca, lo cual para él fue un duro golpe a la confianza.

El club remató en sexta posición consiguiendo nuevamente un cupo para los playoffs. Debían enfrentar a Audax Italiano en cuartos de final, que venía de hacer un gran campeonato con solo tres derrotas en 17 partidos. El antecedente fue un triunfo 1-0 para los itálicos, en el único partido que jugó Loyola en el campeonato. El duelo de ida terminó 4-2 para los dirigidos por Pizzi, por lo que todo se definiría en la cancha de Audax.

También puedes leer:   El peso de los palos

Con el golero uruguayo como titular, Santiago Morning saltó a la cancha con la ventaja de dos goles, pero ante un 2-0 o 3-1 para Audax, quedaban eliminados por la regla del gol de visitante. El primer tiempo finalizó sin anotaciones, y el conjunto microbusero sentía la confianza de acercarse a las semifinales. Recién iniciado el complemento, los locales abrieron el marcador y tan solo tres minutos después llegó el 2-0. Corrían los minutos y no pasaba nada. Poco a poco empezaba a desesperarse el equipo y aquello se notó en las siete cartulinas amarillas recibidas. Llegaba el minuto 80 y faltaba un cambio por hacerse aún. Ahí fue cuando Loyola conversó con el ayudante técnico del equipo pidiéndole entrar arriba. Pozo se lo comentó al DT, quién minutos más tarde ,desesperado por un gol que los clasificara a semifinales, lo hizo entrar. Víctor estaba inscrito con el número 1 en la planilla, por lo que usaron una camiseta con el número 12 y con cinta adhesiva taparon el 2. Ya dentro de la cancha se ubicó como ariete a la espera de algún balón aéreo.

Esas decisiones que toman los entrenadores probablemente son cosas del momento, y si les preguntan, en frío jamás tomarían esa decisión de nuevo. Pero algo tiene el fútbol que las hazañas se logran oler antes de que sucedan, pues el ambiente te prepara para que las vivas. Son como los temblores, que se logran escuchar antes de que se sientan.

Minuto 90, cuatro jugadores del Morning en el punto de penal se encuentran marcados por tres defensores de Audax Italiano. Michael Ríos, ubicado varios metros fuera del área, lanza un centro frontal que el mismo Loyola, tal cual Martín Palermo, cabecea con un excelente salto y gesto técnico colando el balón en el ángulo de Johnny Herrera, decretando el 2-1 final que llevó al equipo a semifinales, instancia en donde serían goleados por la Universidad Católica, aunque sin minutos para el arquero que entró como delantero y convirtió.

También puedes leer:   La grandeza del Cobreloa de los 80´

 

Loyola y el short con cinta adhesiva (Gambeta)

 

Pizzi terminó yéndose a la UC, Michael Ríos se fue, Rivarola volvió a la U. de Chile, y el equipo poco a poco se desmanteló. Incluso Loyola fue a probar suerte al norte del país al darse cuenta de que nuevamente sería Ferrando el portero titular. Lamentablemente, sumó pocos minutos respecto a lo que esperaba, lo que le hizo volver a su club para el próximo torneo.

Para el 2011, Loyola volvió a ser el titular durante el primer semestre. Cuando finalizaba el Torneo de Apertura, Santiago Morning recibía a Cobreloa, club del golero durante 2010. La visita ganaba 1-0 y en el último minuto Loyola, como guardameta, subió a un córner y terminó cabeceando, convirtiendo el empate. Todo el mundo revivió lo sucedido en el 2009, que parecía haber quedado en el olvido.

Preparando el Clausura, el DT decidió probarlo como delantero en la pre-temporada, donde incluso anotó en un partido de entrenamiento ante Colo-Colo. Después vinieron partidos de Copa Chile, donde el técnico reafirmó lo que era su nuevo puesto. Anotó en dos partidos, y pudo hacer incluso un golazo de tijera que se estrelló en el vertical. Con el correr de los partidos finalmente volvió al arco, y tras problemas en su columna se retiró por completo de la actividad.

Si bien no convirtió 100 goles, ni tampoco pateó tiro libres o penales, Loyola entró desde el banco con la camiseta de un compañero para depositar a su equipo en semifinales. No logró consolidarse en su puesto de delantero, pero cumplió el sueño de muchos de poder pararse en el centro del ataque de su equipo y convertir algún gol. Y todo comenzó con la osada propuesta al entrenador, que dada la situación y el nerviosismo, aceptó. En pedir no hay engaño.

 

Loyola como delantero en Copa Chile (Cooperativa)

Tags: , , , , ,
Matías Cruz
1999. Estudiante de Educación Física, pero escribo desde que tengo memoria. Vivo pensando en el deporte; entrenarlo, estudiarlo, analizarlo y escribirlo. Pero por sobre todo, amante del fútbol chileno y aquí estoy para contarlo.

Related Article

1 Comment

Avatar
hakim ziyech 07/09/2020 at 00:40

champions league final

Leave a Comment

The BreakerLetter

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Wing, el espíritu del fútbol

Mis Marcadores

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Archivo