sábado, 8 junio, 2019
Banner Top

De quedar libre en Boca Juniors a los 14 años a jugar en la Selección Argentina y compartir plantel nada más y nada menos que con Lionel MessiDiego Perotti había pasado por varios clubes sin tener suerte hasta que a los 16 llegó a Deportivo Morón, donde estuvo 18 meses y logró debutar en primera.

Sus buenas actuaciones en el ascenso argentino levantaron el interés del Sevilla de España y fue así que desembocó en el conjunto de Andalucía. Sus comienzos se dieron en el equipo filial, que competía en la segunda división, y poco tiempo después hizo su debut en el primer equipo. Siete años estuvo representando al club, donde disputó más de 200 partidos y obtuvo dos títulos (Copa del Rey y Uefa Europa League).

Tuvo varias etapas en la Selección Argentina: la primera se dio en 2009 cuando a los 21 años fue convocado por Diego Armando Maradona para disputar un amistoso frente a España; la segunda fue en 2011 bajo el mandato de Sergio Batista; y las últimas citaciones fueron con Jorge Sampaoli, quien lo preseleccionó para disputar el la Copa del Mundo Rusia 2018, pero finalmente otros jugadores ocuparon su lugar.

 

“El Mundial va a ser algo que me va a doler muchos años porque estuve muy cerca y por edad es difícil que vuelva a tener una chance”, afirmó Perotti.

 

Coincidió con Lionel Messi en algunas convocatorias y sostiene que fue de las mejores cosas que le pasaron en el fútbol: “es una sensación única tenerlo al lado tuyo y saber que no lo tenes como rival, sino que lo disfrutas para tu mismo equipo”.

En 2014 pasó a préstamo por seis meses a Boca, pero las lesiones no le permitieron demostrar lo mejor de él y disputó tan sólo 22 minutos en dos partidos. Le queda la experiencia de haber compartido plantel con Juan Román Riquelme: “en mi infancia, mi ídolo fue siempre él y tuve la suerte de tenerlo como compañero”, confiesa.

Al año siguiente arribó al Genoa. En el conjunto italiano estuvo dos temporadas, volvió a jugar con frecuencia y se convirtió en uno de los referentes del equipo. Coincidió con el argentino Nicolás Burdisso, quien es el mejor compañero que tuvo a lo largo de su carrera: “fue una persona que me ayudó muchisimo a nivel deportivo y personal, además como jugador es un crack”, destaca.

Desde su llegada a Italia, su carrera fue en alza. En 2016 firmó contrato con la Roma y hasta el día de hoy integra la plantilla de la Loba. Sus más grandes actuaciones se vieron con esta camiseta y el mejor momento de su carrera también: “fue cuando metí el gol a los 90´ contra el Genoa y, gracias a ese tanto, nos metimos directo en la Champions League. Además era la despedida de Totti, y al ganar el partido se pudo hacer una fiesta un poco más alegre”, recuerda.

Enfrentó a grandes equipos a lo largo de su carrera pero el más complicado fue el Barcelona de Guardiola: “ir al Camp Nou contra ese equipo era volver siempre con cuatro o cinco goles en contra”. Ahí también conoció a Dani Alves: “fue el defensor que más me costó gambetear”, afirma.

Los dos técnicos que más le enseñaron fueron Salvador Gato Daniele y Gian Piero Gasperini: “gracias al primero pude lograr irme a Europa, y con el segundo renací después de varios años de lesiones”, cuenta.

Si bien todavía le quedan varios años de carrera, Diego ya se imagina como va a ser su futuro una vez se retire: “aún no sé de qué manera, pero no creo que pueda vivir sin hacer algo que no esté relacionado con el fútbol”, concluye.

Tags: , , , , ,
Agustin Commisso
Nací en Argentina pero de argentino tengo muy poco. 20 años y escribiendo mi historia. Que el fútbol sea bien jugado o que no sea nada, aunque siempre me vas a ver en donde esté rodando una pelota. No comprendo la vida y el deporte sin disfrute, porque de alegrarse y divertirse se trata. Contemporáneo de Messi y del Barcelona de Guardiola, ¿qué más se puede pedir? ¿Periodismo? Esto que hacemos nosotros, no lo que ves en la tele.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: