domingo, 17 octubre, 2021
Banner Top

La modalidad del fútbol masculino en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 será recordada por la victoria de México sobre Brasil y por el rendimiento de Oribe Peralta en los aztecas. En contexto asiático fue, posiblemente, el torneo en el que más brillaron las selecciones de aquella región. Y es que dos de ellas alcanzaron las semifinales del torneo. Además, fue el torneo que presentó al planeta fútbol a uno de los mayores talentos que ha dado el fútbol asiático: Omar Abdulrahman.

Los emiratíes, comandados por Ismail Matar y el propio Abdulrahman se irían del torneo con un solo punto pero con muy buenas sensaciones. Aunque la historia de hoy nos desplaza varios miles de kilómetros más al este, más concretamente al sur de la Península de Corea y a su selección. 

Bien es conocido por todos la estricta normativa al respecto del cumplimiento del servicio militar, incluso por deportistas de élite en el país. Una nación que, de facto, sigue en guerra con los vecinos del norte. Eso provoca que los 18 meses de servicio militar sean de obligado cumplimiento para todos los hombres y mujeres surcoreanos menores de 27 años, edad límite para cumplir con esta obligación. 

La normativa también incluye a estudiantes, trabajadores o, como en el caso que nos ocupa, deportistas de primer nivel. Hay pocas formas de evitar estos 18 meses, y una de las pocas dispensas que otorga el Gobierno surcoreano es, a nivel deportivo, ganar el oro en los Juegos Asiáticos o una medalla en los Juegos Olímpicos. 

Así las cosas, los Taegeuk Warriors llegaron a Londres con futbolistas como Ki Sung-yueng (Celtic), Koo Ja-cheol (Augsburg), Ji Dong-won (Sunderland) o Park Chu-young (Arsenal) deseando lograr la medalla que evitara un temprano final a su carrera en Europa. 

Un empate con Gabón en la última jornada aseguraba el pase a los cuartos de final a Corea del Sur. El 0-0 final dejaba a escasos 180 minutos el tocar metal, y el bonus extra como premio añadido. En cuartos tocó lidiar con los anfitriones. El empate a 1 mandaba el partido a una tanda de penaltis que salió perfecta del lado surcoreano. El fallo de Sturridge en el quinto penal daba el pase a semifinales donde esperaba una Brasil que fue demasiado rival.

 

También puedes leer:   Con todo en contra

 

La dispensa militar se mediría en un duelo ante Japón en un momento especialmente tenso entre ambos vecinos. Park Chu-young y Koo Ja-cheol, máximos beneficiados de una posible medalla, marcaron y definieron una victoria por 2-0 que, una vez señalado el pitido final, aún tendría su intrahistoria. Park Jong-woo saltó al campo con una pancarta en la que rezaba, en coreano, Dokdo is our territory en referencia a un conjunto de islotes situado en el Mar de Japón entre ambos países y que ambos reconocen como propios, quedando su pertenencia real en disputa. Park recibiría su medalla meses después y sería sancionado con dos partidos por la FIFA por este hecho.

Londres 2012 fue la aparición de Omar Abdulrahman y los Juegos en los que Asia fue protagonista. Corea del Sur se llevó el gato al agua y obtuvo un premio doble logrado, además, ante su rival más acérrimo si exceptuamos el sabido conflicto con los vecinos del norte. Un torneo para recordar.

 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 59 times, 5 visits today)
Tags: , , , , , ,
Nací en Valladolid y vivo donde me lleve mi profesión. Entrenador, analista y, a ratos, juntaletras que hace equipo pero no marca goles. Me encanta el fútbol extraño, el alejado de los focos, el de las grandes historias de jugadores y clubes pequeños. Mis desvaríos los encuentras también en http://futboldesdeasia.com

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores