miércoles, 30 septiembre, 2020
Banner Top

Por Delfina Corti

Concepción Sánchez Freire fue la primera futbolista española en jugar fuera de España de manera profesional. Hace 50 años, marcó cinco goles en el primer partido de fútbol femenino disputado en su país. Hoy, desde Inglaterra, repasa la historia del deporte del cual es pionera. 

*** 

8 de diciembre de 1970, estadio Boetticher, en el distrito madrileño de Villaverde, al sur de la capital. Concepción Sánchez Freire sale a la cancha acompañada por la Guardia Civil para disputar por primera vez un partido de fútbol femenino en España. Tiene 13 años y es una de las delanteras del Sizam.   

En las tribunas la rodean seis mil espectadores, entre ellos su papá. Varios medios gráficos cubren el partido. Al día siguiente, el diario Marca de España publicaría: “A partir de los quince minutos de juego, le echó coraje al juego y armó el delirio en las gradas. Conchi es una fuera de serie que marcó cinco goles como cinco soles al Mercacredit”.  

Ese día supuso para el deporte español la irrupción de la mujer en el fútbol. Y para Conchi Amancio, apodo que recibió por sus similitudes con el jugador del Real Madrid de la década del setenta, supuso el comienzo de una carrera futbolística que la convertiría en la primera mujer en jugar fuera de España de manera profesional. A los quince años, fichó por el Gamma 3 de Padua, Italia.  

Además, Conchi participó de la formación de la primera Selección española de fútbol femenino en 1971. La Federación no quería reconocerlas y no lo hizo. De ahí, el apodo que recibió por parte de la prensa: Selección Clandestina. Hoy vive en Inglaterra, país en el que se retiró futbolísticamente en 1997 con la camiseta del Arsenal. 


 ¿Te gusta el apodo Conchi Amancio? 

Ya es una marca, no me molesta. Por algún motivo, siempre me compararon con el estilo de varios jugadores. A mis compañeras eso no les ocurría. Primero fue Amancio y, en Italia, me compararon con Maradona.  

En una entrevista, declaraste que el apodo que nunca te gustó fue el que recibió la Selección Clandestina, ¿por qué? 

También puedes leer:   90 de los 90: Sun Wen, de Shanghái al mundo

Lo considero un adjetivo peyorativo. Nosotras no éramos las clandestinas, incluso jugábamos ante mucha más gente que ahora. Se sigue machacando como si la culpa fuera nuestra y nuestra Federación era la que no nos reconocía. Ellos eran los que discriminaban. Nos quedamos con un tachón que no nos corresponde. Aún sigo reflexionando sobre estas cosas.  

¿Por qué no participaron del Mundial femenino disputado en México `71? 

A raíz del partido en Murcia, la Federación nos puso muchas trabas. Nos cortaron las alas.  

***

En febrero de 1971, la Selección femenina española jugó en Murcia su primer partido frente a la Selección de Portugal. Las jugadoras lo hicieron sin escudo y sin himno, a pedido de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que no las reconocía. 

Cuando las jugadoras llegaron al estadio, el partido comenzó a retrasarse. Como si no fuera suficiente tener que jugar sin escudo, la Federación también le prohibió al árbitro salir con la vestimenta oficial. En las tribunas, había tres mil hinchas que querían ver el partido. Las jugadoras estaban dispuestas a seguir y el árbitro se puso un conjunto deportivo para poder dirigir. El partido terminó en empate 3 a 3, pero las jugadoras españolas lo vivieron como un triunfo por las trabas que les habían puesto aquel día y por las diferencias deportivas entre ambos equipos.  

“Para nosotras era muy difícil encontrar instalaciones. Daban preferencia a los chicos. Recuerdo los primeros entrenamientos. Siempre arañando una hora en un campo de baloncesto o de tierra con postes y ya. Cualquier sitio nos valía porque nosotras crecimos jugando en la calle, éramos jugadoras de la calle”, declaró Conchi en una entrevista para el diario español As.  

¿Qué recursos futbolísticos te da la calle que no te ofrece una escuela de fútbol? 

La calle te da la creatividad porque nadie te dice qué hacer, te vuelve despabilada. También, la técnica y el tiempo para jugar. Una escuela muchas veces te corta el rollo de la creatividad. Yo lo encuentro más aburrido porque te dicen qué hacer. Es difícil ver jugadoras como yo o como mis compañeras en Italia. Ya no existe esa clase de jugadoras.  

¿Cuáles eran sus características? 

También puedes leer:   Sergio García 'Chupe' (CF Intercity): ¨El formato para los equipos pequeños es una maravilla¨

Éramos cinco: dos escocesas, una dinamarquesa, una irlandesa y yo. Éramos ágiles y muy fuertes físicamente. Marcamos una época, éramos las mejores. Las italianas aprendían de nosotras. Jugamos 20 años en Italia, éramos consideradas las mejores. Sin embargo, jamás nos llamaron para jugar en nuestras Selecciones.  

¿Cuál crees que fue la causa? 

La Federación nos reconocía superficialmente porque la UEFA así lo exigía (N.de la R: En 1972, la UEFA obligó a las Federaciones a que incorporen el fútbol femenino). Sin embargo, ellos no querían que existiéramos. Cuando te ignoran, no existes. Fue un acto de fuerza, patriarcal, de poder. Si nosotras hubiéramos sido convocadas, eso iba a poner muchas cosas en discusión, iban a salir cosas hacia fuera. Yo soy de la opinión de que cuando éramos independientes, antes de que las Federaciones se hicieran cargo del femenino, estábamos mejor. Lo que ocurrió es que querían controlarlo porque habíamos organizado buenos torneos.  

¿Cuáles eran las características de aquel fútbol femenino independiente? 

No teníamos influencias del fútbol masculino. La gente venía al campo, por novedad o por lo que fuera, venía. En los periódicos salían artículos, siempre con el perfil de alguna jugadora. Y, por ejemplo, los presidentes del Gamma 3 tenían una visión marketinera del fútbol femenino basada en una visión independiente con nuestras raíces.  

 

Conchi a finales de los años 80 firmando autógrafos en Italia después de un partido.

 

Y, ¿Cuál es la identidad del fútbol femenino moderno? 

Por empezar, se desconocen las raíces. Si no tenemos raíces, no tenemos identidad. Por eso, hoy el fútbol femenino tiene una identidad segundona, de cara al masculino. El fútbol es el deporte reina, pero hay que modificar las estrategias. No hay gente en el fútbol femenino moderno que haya estado en el fútbol femenino desde el principio. Falta eso.  

Faltan mujeres en el deporte, en el fútbol… 

También puedes leer:   Guardiola antes de Guardiola

Hay que abrir huecos así nos empezamos a meter. Tomar las riendas, la toma de decisiones. Hacen falta mujeres feministas porque hay mujeres que las ponen ahí los hombres, pero no nos convienen. Necesitamos una conciencia. La historia contada por mujeres. A mi me gustaría poder ayudar. Ahora tengo la capacidad y el conocimiento. 

¿Desde qué lugar te gustaría? 

Actualmente, estoy trabajando como terapeuta holística especializada en niños y mujeres. Quiero aportar mi experiencia a este campo sobre las lesiones. Nunca lo he trabajado en el fútbol. No se ha abierto este campo y yo lo quiero abrir. En el deporte, todo está estudiado para los hombres, todo está hecho para el cuerpo de los hombres. Nosotras somos la costilla.  

*** 

Hace 50 años, luego de marcar cinco goles para que su equipo ganara el primer partido de fútbol femenino disputado en España, Conchi Amancio declaró: “Yo marco goles porque sí. El fútbol es para mí la mejor diversión”.  Aquellas palabras enmarcaron su carrera: más de 600 goles, 8 Scudetto, 7 Copas de Italia, 1 Liga Italiana de Futsal y un campeonato inglés. No por nada la prensa italiana la comparó futbolísticamente con el mejor jugador de aquella época. No por nada, cuando coincidieron en Nápoles, Maradona festejó junto a Conchi y el equipo femenino un campeonato italiano. 

En una entrevista contaste que Maradona era el presidente honorario del equipo femenino, ¿Cómo fue que ocurrió? 

En aquellos tiempos, en Italia, comparaban mi fútbol con el suyo. Aunque yo tuviera mi estilo propio y mi propio encanto, es verdad que las características futbolísticas eran similares. Maradona fue único en su gesto, se comportó muy amablemente y solidario con nuestro fútbol, nos invitó a su televisión privada, y él y yo dimos juntos unos pases con el balón en el estudio. Maradona tiene mucha suerte de tener aquella foto conmigo pues mi carrera, mis palmarés y mi fútbol no eran de menos.

 

Tags: , , , , , ,
The Line Breaker

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

The BreakerLetter

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Wing, el espíritu del fútbol

Mis Marcadores

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Archivo