viernes, 26 julio, 2019
Banner Top

Por Irati Vidal

Hay guerras, las de los principios, que no necesitan armas, pues se ganan desde la rebeldía y la firme convicción en uno mismo. Las empiezan los valientes, aquellos que dicen basta a las injusticias y deciden hacerles frente sin temor a las consecuencias. Su decisión ya es una victoria para la historia. Por eso, Colin Kaepernick ya hace tiempo que ha dejado de ser solo un deportista para convertiste en un referente social.

El que fuera mariscal de campo de los San Francisco 49ers trasladó el sentimiento de represión y violencia hacia la raza negra en Estados Unidos a los terrenos de juego. Se arrodilló ante el himno de su país en señal de protesta por las injusticias sociales que viven los afroamericanos y contagió a los deportistas más sentidos. Esto le costó su carrera, pues desde que optó por finalizar su contrato con San Francisco en marzo de 2017 no ha sido llamado por ningún equipo. De la final de la Superbowl a la nada. Ese ha sido el precio que ha tenido que pagar Colin por alzar la voz ante el sistema, ante Donald Trump.

El presidente de los Estados Unidos de América no dudó en señalarle. “Saquen a ese hijo de p… de la cancha ahora mismo, está despedido”, sentenció al verle de rodillas mientras el himno de las cuatro barras y las estrellas sonaba por el altavoz. Trump logró borrar a Colin de los terrenos de juego, pero no del centro mediático. Porque Nike, que ve en Kaepernik a “uno de los más inspiradores atletas de su generación”, ha decidido apostar por él y su lucha.

En un spot que le costó un boicot y una bajada repentina en bolsa (las acciones de la compañía bajaron un 2% tras lanzar la campaña), la empresa americana centró su atención en el mariscal. Situaron una lona en Union Square en San Francisco donde podía verse la imagen de Colin en blanco y negro bajo un mensaje claro y contundente: “Cree en algo. Aunque eso signifique sacrificarlo todo”.

El mensaje se extendió por EEUU, las redes y el mundo. Y las reacciones no tardaron en llegar. Una ola de boicots a Nike inundó América y puso en entredicho el acuerdo que la compañía tiene con la NFL de vestir a todos los equipos de la competición hasta 2026. Pero los directivos sabían lo que hacían y en poco más de una semana recobraron la normalidad en bolsa y lograron erigirse, otra vez, como una marca que va más allá del deporte.

“Creemos que Colin es uno de los atletas más inspiradores de esta generación, se ha apoyado el poder del deporte para hacer avanzar el mundo”, decía el vicepresidente de marca de Nike tras el lanzamiento del spot. Igual que ellos, que han aprovechado la valentía de un hombre que lo ha sacrificado todo por el bien común para concienciar al mundo entero de que callar ante las injusticias y quedarse quieto no es una opción. Se han arriesgado a perderlo todo pero han sido fieles a sus principios y han logrado convencer incluso a uno de sus mayores clientes: la NFL. Y es que la competición de fútbol americano emitió un comunicado de apoyo a la campaña y no dudó en posicionarse al lado de su ex mariscal. “Los problemas de justicia social que Colin y otros atletas profesionales han sacado a la luz merecen nuestra atención y nuestra acción”.

Tags: , ,
The Line Breaker

Related Article

No Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: