jueves, 24 septiembre, 2020
Banner Top

¡Hola Nacho! ¿Cómo estás?

Si te conocemos lo suficiente, seguramente estás tan tranquilo como aquel 4 de julio en el Defensores del Chaco, cuando de tiro libre y por la Copa Libertadores marcaste tu primer gol con la camiseta de River Plate. Tus compañeros estaban tranquilos también porque te dejaron la pelota solo a ti, que le pegaste y -con un poquito de fortuna por el desvío de la barrera, hay que admitir- la mandaste a guardar. Guaraní fue aquel primer rival.

Nuestro gran amigo River Plate nos contó que no renovarías tu contrato, cumpliéndose así la profecía; y es que todos sabíamos que este día iba a llegar, porque todos sabemos que hay jugadores que tienen tatuado un escudo en el corazón y en tu caso tienes el de Newell´s, pero aún así nos generó ilusión tu llegada -precisamente desde el cuadro leproso– por ser uno de los mejores atacantes del torneo argentino.

Esa Libertadores de 2017 que recordamos más arriba fue probablemente tu torneo. Quienes se sentaron a ver el partido ante Jorge Wilstermann no pensaban que serían testigos de una historia inolvidable: primer jugador en marcar tres goles en 20 minutos por un partido eliminatorio de la Copa. A la postre, fueron cinco tuyos y ocho los de River. Se acabó la polémica de haber perdido 3-0 en Cochabamba.

También marcaste ante Lanús, en una llave que nos dejó un sabor extraño de boca. Pero mejor dejemos el tema de Libertadores y bocas para más adelante.

Hubo partidos -como no- que no generaron mucha expectativa. Olimpo de Bahía Blanca parecía ser uno de esos rivales que no despertaba tantas pasiones, en un juego que se resolvió con dos goles tuyos, el segundo, una perla de videoteca.

La Copa Argentina en 2017 lleva tu impronta. Por tus goles ante Tucumán, gracias. Ya se avizoraba que venían grandes cosas. Con más de treinta te paseabas la cancha como si tuvieses 24, pero sin confundirse con un juvenil porque se notaban en tus lienzos de gol los trazos de la experiencia.

También puedes leer:   Diego Silva, el charrúa incansable

Estadios Malvinas Argentinas y La Bombonera. Boca, el rival en ambas oportunidades: Marcelo Gallardo con el libreto de como vencer a su eterno rival hizo el cambio de costumbre: Lucas Pratto por Scocco al segundo tiempo, y en ambas ocasiones pusiste tu rúbrica en el marcador final. Nos quedamos con ganas de verte jugar en Madrid, pero verte tan feliz con la copa en brazos nos hizo felices.

Sin embargo, más que revivir momentos, aprovecho este espacio para recordar todas las cargadas que sufrió el hincha antes de tu llegada, porque sonabas para venir y el paso tardó, pero al final llegó en el mejor momento. Hoy el hincha es consciente y no putea. Como dije en un principio, sabía que este día llegaría, pero quizás nunca se imaginó que dolería tanto. Por lo tanto solo se dice gracias y se sienta a recordar.

Fueron 38 gritos en total. Medio gol por partido en promedio. Son récords que recuerdan a figuras como Hernán Crespo o Bernabé Ferreyra. Se suman al del doblete más rápido de la historia (47 segundos jugando para el Inter de Porto Alegre) y al extraordinario gol ante Lara por Libertadores. Todo condensado en una carrera de la que puedes sentirte orgulloso.

Hoy afirmas que quieres a Newell´s y a River ‘por igual‘ (en el reto de cuántas preguntas puedes responder en 90 segundos) y la hinchada afirma que tienes dos hogares. Por sudar, amar y respetar la camiseta del millonario como lo merece, serás eternamente bienvenido en el Monumental de Núñez, y también en el Coloso del Parque.

Tags: , , , ,
Fabrizio Cuzzola
Loco según los conceptos de Marcelo Bielsa. Sobrevivo en la fúrica ciudad de Caracas. Diestro de pierna y ambidiestro con una cámara. Analizo futbol desde los 14 en La Pizarra del DT y relato mis historias en este rinconcito de la web.

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

The BreakerLetter

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Wing, el espíritu del fútbol

Mis Marcadores

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Archivo