lunes, 26 agosto, 2019
Banner Top

Cuando uno lo tiene todo, no piensa nunca en cómo sería su vida si le faltara algo. En el fútbol pasa igual; a veces una lesión te deja sin movilidad durante un tiempo y te das cuenta que todo es más complicado de hacer. También, realizas que hay gente que nació sin un brazo, una pierna, etc. Y que ese es su diario vivir. Pero ante la “adversidad”, encontraron una oportunidad.

Carson Pickett es una futbolista estadounidense. Hija de padres deportistas, nació en Fleming Island, Florida y heredó la pasión por el fútbol de su papá. Juega a esto desde que tiene cinco años y ahora ya es toda una profesional, siendo parte del plantel de Orlando Pride.

Con una sonrisa en el rostro. Así se le ve siempre a esta jugadora de gran calidad defensiva. Para esta posición, es necesario hacer uso de todas las extremidades, sin embargo, a ella le falta su ante brazo izquierdo. A pesar de todo, eso nunca fue un impedimento para que jugar al fútbol.

“Mis padres fueron de mucha ayuda mientras crecía y no dejaban que me rindiera. Nunca me dejaron decir: ‘no puedo’. Ellos siempre me decían que lo tenía que intentar.”

Desde pequeña practica este deporte, y en su posición siempre destaca. Una vez consolidada, es la encargada de dirigir la defensa de cada equipo en el que juega. En la universidad formó parte del plantel de Florida State University, y consiguió el primer título de NCAA Division I Women’s Soccer Championship.

Ganó ese campeonato liderando una defensa que no encajó goles en todo el torneo. Y eso fue suficiente para que Seattle Reign la escogiera en 2016 en el draft de la National Women’s Soccer League (NWSL).

Pickett de pequeña tenía un sueño: ser como Mía Hamm. Quería ser futbolista y a ella la admiró cuando iniciaba en este mundo del balompié. Aquella generación dorada del fútbol femenino estadounidense la inspiró. Años más tarde, la que inspira es ella.

“Mis padres siempre me dijeron que utilizara la plataforma que Dios me dio. Así he podido impactar a muchas personas, que quizá no han podido ver una salida. Soy capaz de llegar a las personas con esto y que vean que estoy teniendo éxito en la vida y soy feliz, puede ayudar a muchas personas en su camino.”

A sus 25 años ha cumplido ya una de sus grandes metas: jugar de manera profesional. Ha militado en las ligas de Estados Unidos y Australia. Ahora, tiene en mente otro reto, llegar a la selección y representar a su país. Ya lo hizo en categorías inferiores en la sub 17 y sub 23; pero sueña con llegar algún día a la mayor.

“Es una futbolista muy buena. En nuestro deporte necesitas usar todo el cuerpo para balancearte, mover las manos cuando corres, para cambiar de dirección, para chocar contra las demás jugadoras o incluso para protegerte, y que ella pueda hacer todo eso a este nivel con un solo brazo es realmente asombroso. Cuando sale el tema de la discapacidad ella tiene muy buen humor al respecto. Te sorprende cuando la ves haciendo cosas. Es como, ¿y cómo te amarras las agujetas?, las cosas que para otras personas no son ningún problema, para ella tampoco lo son. Ella es impresionante. “

¿Qué harías si te faltara un brazo? Alex Morgan, compañera de Pickett en Orlando Pride, contó una anécdota, que le dejó una lección valiosa.
Tras un partido, Morgan acabó el juego con una lesión en su hombro. El dolor era tal que ella no podía mover su brazo. Estaba en las duchas y gritó: “¡no puedo mover mi brazo!”, al fondo se escuchó a Pickett decir: “bienvenida a mi mundo”. Todas las del equipo se rieron.

Muchas veces nos quejamos de un dolor, de un golpe o de alguna lesión, incluso llegamos a escandalizarnos por lo sucedido y sentimos que no podemos hacer nada, por no poder mover un brazo o una pierna, aunque sea algo temporal. Ahora imaginen que hay gente que ha vivido así toda su vida y en lugar de quejarse, siempre ha sabido cómo salir adelante y ver lo positivo sin importar qué.
Pickett ha hecho todo por un amor; su pasión y entrega por el fútbol la ha llevado hasta dónde está y a pesar de no contar con las “ventajas” del resto de sus compañeras y jugadoras. Ha utilizado la adversidad a su favor. Ella le sonría al fútbol y el fútbol le sonríe a ella.

Tags: , , , ,
Yolanda Aguilar

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: