sábado, 1 mayo, 2021
Banner Top

El primer Mundial de Clubes surgió en el año 2000, con el inicio del siglo XXI. Este torneo presentó al espectador un espectáculo que muchos de los hinchas mexicanos tardarían en olvidar. La búsqueda del “super campeón” iba a quedarse en Brasil, al menos en su primer año, edición en la que el equipo invitado por la FIFA, el Real Madrid, quedó cuarto, mientras que el Necaxa mexicano ocupó el tercer lugar.

Los integrantes del campeonato fueron los siguientes: Necaxa, como campeón representante de la CONCACAF; Manchester United, campeón de la final de la Champions League más impactante de los últimos tiempos, en 1999; Vasco da Gama, ganador sudamericano; Al-Nassr de Arabia Saudita, campeón de la Champions League asiática; el Raja Casablanca marroquí, homónimo africano, y el South Melbourne, equipo semiprofesional que logró su primera participación en el torneo.

Corinthians como anfitrión y el Real Madrid, invitado por la FIFA, cerraban el cupo de equipos participantes del “Mundialito”, como se conocía en España. Se jugaría una fase de grupos con los campeones pasando a disputar la final, y los segundos se jugarían el tercer puesto.

Los primeros partidos deparaban toda clase de sorpresas: el Real Madrid se jugó el pase a la final en la última jornada, tras empatar a 3 contra el Corinthians, y en el último encuentro de esta fase, contra el Raja, acabó con 9 jugadores, aunque Geremi, ex jugador madridista, marcó un gol en los minutos finales para poner el 3-2 de la victoria. Sin embargo, la diferencia de un gol con respecto al Timão les dejó en segundo lugar de su respectivo grupo. El Necaxa, ubicado en el otro grupo, empató contra el Manchester United en la primera jornada, en un partido en el que Yorke tuvo que resolver en los instantes finales tras estar con diez jugadores, luego de la roja directa mostrada a Bechkam por una entrada con los tacos en el aire.

También puedes leer:   La Senda de los Campeones #5: última goleada y fin de ciclo

 

 

En la segunda jornada, Romario, jugador del Vasco, marcó dos goles al equipo inglés y dejó el marcador en un 3-1 a favor de los brasileños, resultado que eliminó a falta de una fecha al United. En la última fecha, el Necaxa se adelantó ante el Vasco, pero un 2-1 final para los brasileños decantó la balanza. El South Melbourne perdió todos los encuentros disputados, aunque pudo marcar un gol, mérito para un equipo que en la actualidad ni siquiera disputa la A-League.

La final, disputada en Maracaná entre los dos equipos brasileños del torneo, dejó un encuentro tosco, sin ocasiones por parte de los conjuntos, y la agonía del partido se trasladó hasta llegar a la tanda de penaltis, el momento que ningún jugador desea. Dida y Helton pararon un penalti cada uno, pero el portero del Corinthians, viendo como Edmundo fallaba el suyo, podía respirar tranquilo: el anfitrión de esta extraña edición era campeón mundial de clubes.

Además, aquí se pudo ver el primer y segundo gol de Anelka en la temporada para el Real Madrid (el torneo se jugó en enero) gracias a sendos rebotes, además de otro tanto que le condecoró junto a Romario como máximo goleador del torneo. Anelka marcó tres goles y falló un penalti.

El futuro de este torneo poseía una proyección inimaginable, y en el 2001 se decidió realizar la Copa en España, con el Santiago Bernabéu, Vicente Calderón, Riazor y el San Lázaro (estadio de la SD Compostela, equipo que llegó a jugar en Primera División en los ´90) como sedes que acogerían a Boca Juniors, Jubilo Iwata, los Ángeles Galaxy o al Hearts of Oak de Ghana.

Esta edición, en la que participarían en total 12 equipos de todos los continentes, fue cancelada por la quiebra de la empresa organizadora y un escándalo en la que se vieron involucrados miembros de la FIFA. Sin embargo, el formato actual en el que solo participan los campeones de las competiciones continentales y los ganadores de la Champions League europea y de la Copa Libertadores pasan a semifinales directamente ha dado lugar a una previsibilidad que contrasta bastante con lo vivido en aquella primera contienda por el título global. Cosas del fútbol moderno.

También puedes leer:   Federico Macheda, el heredero fallido de Cristiano Ronaldo

 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 46 times, 2 visits today)
Tags: , , , , , , ,
Agustín Alabau
1996. Periodista, nací con un balón en los pies y una idea en la cabeza. Escribo sobre muchas cosas, pero sólo pienso en el deporte. Me importa el fútbol y todo lo que le rodea: estoy aquí para contarlo. También en Agencia EFE.

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores