sábado, 19 junio, 2021
Banner Top

Por estos días comenzó la Premier League de Singapur, una de las competencias emergentes del continente asiático. Cada vez llegan más y mejores extranjeros a un campeonato conocido por el dominio que tienen en él los equipos extranjeros, como ya hablamos aquí. Uno de los mejores que ha arribado al mismo es Blake Ricciuto, un volante australiano con orígenes en Uruguay e Italia y que demostró su valía durante su etapa en DPMM. Surgido en las filas de St. George, tuvo una travesía por suelo ‘charrúa’ hasta llegar a Rockdale. En este equipo, fundado por un grupo de macedonios en 1969, tuvo tres temporadas muy buenas, lo que le permitió llegar a Brunéi. Allí experimentó un 2019 para enmarcar, acabando campeón, parte del XI Ideal y siendo el Jugador del Año para el club. Cerca de llegar a suelo español con Vélez, tras ese fallido paso surgió una oportunidad con Tanjong Pagar United. Con los ‘Jaguares’, quienes se retiraron de la liga por problemas económicos en 2004 y 2011 para volver recientemente, se le presenta una nueva oportunidad de brillar.


 

 

Empecemos por sus orígenes en el fútbol, ¿Cómo recuerda aquellos días como juvenil en St. George?

Cuando jugaba en St. George tenía 15 años y jugaba en la Sub-16. Al siguiente año pasé a la reserva y luego a Primera División, fue todo muy rápido. En esa época jugaba de lateral derecho y la verdad es que fue una gran experiencia y un aprendizaje insertarme en el mundo profesional del fútbol con apenas 16 años. Hicimos una gran campaña, llegando a la final del campeonato. El paso por St. George fue muy importante para mi, ya que estando allí entendí que lo que quería era jugar profesionalmente al fútbol.

 

En Danubio tuvo una oportunidad pero finalmente no pudo ser ¿Cómo lo tomó?

Luego de jugar en St. George me fui a Uruguay. Si bien mi padre es uruguayo y tengo familiares allí, no sabía ni una palabra en castellano. Allí comencé una prueba con la reserva de Danubio, donde estuve practicando como tres meses. Daniel “El Abuelo” Martínez y Apo Yeladián, quienes eran los DTs en ese momento, me quisieron fichar y me recomendaron comenzar con los trámites necesarios. Llamé a mis padres con mucha alegría, sabiendo que ya iba ser jugador de Danubio, donde salieron cracks como Edinson Cavani o Walter Gargano.

Lamentablemente, el fichaje no se terminó por concretar por diferencias personales entre quienes me acercaron al club y la coordinación de juveniles de Danubio. Ese día fue muy triste, me fui llorando a casa. Estuve tres días en casa pensando qué hacer, si volverme a Australia o seguir buscando otro equipo. Finalmente decidí no bajar los brazos, ya que no fue una cuestión futbolística la que me dejó fuera de Danubio, sino diferencias personales entre agentes-dirigentes. Me mentalicé en seguir entrenando más fuerte y ahí surgió la posibilidad de probarme en Peñarol, el equipo del que yo y mi familia somos hinchas. 

 

También puedes leer:   Timor Leste: una mentira efímera

Cuando comenzó ¿Con qué jugadores se identificaba?

De chico siempre íbamos al parque con mi hermano y tratábamos de imitar los goles de Diego Forlán. Cuando llegué a Danubio y empecé a entrenar me pusieron en el mediocampo. En esa posición me identificaba más con el ”Ruso” Pérez, Mascherano y Scholes. Siempre miraba muchos vídeos de ellos y trataba de imitar sus movimientos.

 

El paso por la Segunda uruguaya reimpulsó su carrera y le ayudó a volver a Australia ¿Qué recuerda de aquellos días?

Mi paso por Canadian SC en el Ascenso de Uruguay fue muy positivo. Pude jugar casi todos los partidos e incluso llegamos a los playoffs para ascender a Primera División. Armamos un grupo muy lindo, dejábamos todo en la cancha y logramos hacer una buena temporada. Lamentablemente, el equipo tenía carencias económicas importantes y la infraestructura no era de gran nivel. Nos cambiábamos en un container, había muy pocas pelotas y había solo una remera para entrenar, pero la verdad no nos quejamos y fuimos para adelante todo el campeonato.

 

En Australia jugó en la NPL ¿Podría explicar un poco el sistema de divisiones futbolísticas en su país?

Después de esa experiencia volví a Australia y jugué en la NPL, que sería como la Segunda División. Como Australia es tan grande, la NPL se divide entre estados, yo jugué en la de NSW (donde nací). Al final del año, los ganadores de cada estado juegan un torneo y la mayoría de los veces ha ganado un equipo de NSW. No hay ascenso a la A-League (Primera División) aunque si hay descensos al NPL2 (equivalente a una Tercera División). Adicionalmente hay una Copa llamada FFA Cup, donde todos los equipos tienen la posibilidad de jugar y, si avanzan lo suficiente, jugar contra un equipo de la A.

 

Y entonces llega a Singapur para jugar en un club de otro país…

Después de estar tres años en la NPL, donde tuve buenas temporadas, decidí que era tiempo para volver a salir de Australia. Me contactaron de DPMM FC, único equipo profesional del Principado de Brunéi y que juega en la liga de Singapur. Como Brunéi no tiene liga profesional, el Príncipe del país (hijo del Sultán), quien es dueño del club, quiso que su club jugara en una liga profesional. Cada partido de visitante teníamos que viajar dos horas en avión y quedarnos tres días en el país. Cuando eramos locales a los que les tocaba viajar obviamente eran a los equipos de Singapur. 

 

También puedes leer:   La “oportuncrisis” de futbol australiano

Una etapa exitosa con DPMM, logrando el reconocimiento de toda la liga ¿Cuál fue el mayor aprendizaje en esa etapa?

La verdad que mi etapa en DPMM fue algo muy lindo. Era todo nuevo para mí, la cultura, el país, el fútbol, sumado a que teníamos un DT inglés y teníamos que adaptarnos a su estilo de juego y forma de dirigir. 

Fue una gran experiencia, aprendí mucho de la cultura de Brunéi y también conocí muchos lugares espectaculares que nunca había visitado. Para mí lo mejor que tiene Brunéi es la gente. Son muy amigables. Lo más lindo de esa temporada fue que salimos campeón de la liga (S. League). Fue la primera vez que salí campeón, por lo que ese momento me quedará para siempre.

 

Su llegada a España, a Vélez, no pudo concretarse por temas burocráticos ¿Tiene ilusión por jugar en Europa?

Si, lamentablemente por temas de la visa no se pudo concretar la llegada a Vélez, que acababa de salir campeón de la Tercera División en España. Lamentablemente, el Coronavirus dificultó mucho la obtención de la visa y no se pudo obtener en tiempo y forma. Siempre tengo la ilusión de poder ir a jugar a Europa, pero también estoy muy cómodo jugando aquí en Asia. Si se da en un futuro sería cumplir un sueño que tengo desde chico y, si no se da, no hay problema. Hoy en día estoy muy contento donde estoy.

 

Tanjong Pagar, un equipo con una historia convulsa y que se presenta como un nuevo reto para usted, ¿Cómo lo toma?

Yo vine a Tanjong Pagar sabiendo que es un equipo nuevo, volvieron a una liga después de estar afuera como por diez años. El DT es una leyenda acá en Singapur y la verdad estoy disfrutando cada día de entrenamiento, ya que es muy profesional. Acá el nivel de la infraestructura, el cuerpo técnico y los entrenamientos son muy buenos. Tenemos un grupo espectacular y que va a dar pelea este año para tratar de quedar en los puestos que clasifican a la AFC Champions League.

 

También puedes leer:   Un catalán suelto en Hong Kong

¿Cómo describiría el nivel de la Liga Premier de Singapur?

El nivel cada vez es mejor. Siento que la liga de Singapur está creciendo un montón. Por ejemplo: acaban de traer un par de jugadores brasileños que han jugado en la Primera de Portugal y Brasil. Están tratando de levantar el nivel de la liga y eso es muy bueno. Van por buen camino y estoy agradecido de ser parte de ello. 

 

¿Alguna anécdota para recordar?

Cuando estaba en DPMM tuve la suerte de ir al cumpleaños del Príncipe de Brunéi. Todo el plantel estaba invitado y fue en una sala dentro del Palacio del Príncipe. Era un lujo increíble, absolutamente todo, empezando por los cubiertos con los que comimos. Recuerdo también que había fuentes de agua con luces verdes dentro del Palacio. Invitaron a su banda favorita de música de Indonesia para tocar y también a Jessica Sánchez, que terminó en segundo lugar en American Idol. Estaba toda la familia Real. Nosotros los jugadores teníamos que subir al escenario y cantar ‘Cumpleaños Feliz’ en malayo para el Príncipe, fue algo único y distinto por lo cual estoy muy agradecido. No creo que muchas personas puedan decir que fueron al cumpleaños del príncipe de Brunéi (risas).

 

Finalmente, su consejo para todos aquellos chicos y chicas que recién comienzan su carrera.

El consejo que le daría a los chicos que recién comienzan es que disfruten el momento y que sepan que es algo muy lindo vivir de este deporte, pero hay que esforzarse para lograrlo. Hay que trabajar duro y dar lo mejor. Hay que sacrificar muchas cosas y lo más importante es hacer todo con pasión.

 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 129 times, 6 visits today)
Tags: , , , , ,
Venezolano del 96. Literatura, geopolítica y deportes. Contando aquellas historias que tanto nos apasionan desde otro punto de vista.

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores