jueves, 6 junio, 2019
Banner Top

En 2013 el Beitar Jerusalén contrató a dos jugadores chechenos de nombre Zaur Sadayev y Dzhabrail Kadiyev. En su primer entrenamiento un grupo de encapuchados fueron a recibirles con la consigna clara de demostrarles que no eran bien recibidos. “Nos habéis traído dos musulmanes, no dos jugadores de fútbol”, “Sadayev, vete a la Mezquita de Al-Aqsa”, “Guerra, guerra”. Los dos futbolistas salieron escoltados del campo.

Cuando Sadayev marcó su primer -y último- gol con Beitar en su estadio (Teddy Kolek) la hinchada, lejos de celebrarlo, comenzó a silbar y algunos incluso abandonaron el recinto en ese preciso instante con semblante serio. Sadayev y Kadiyev han sido -junto al nigeriano Ibrahim Ndala- los únicos jugadores musulmanes en vestir la camiseta del Beitar a lo largo de sus 82 años de historia. Porque el Beitar es y se siente una entidad estrictamente judía. Forever Pure esgrimen sus ultras, conocidos como “La Familia” (en castellano). Durante el corto periodo de los dos chechenos en Jerusalén llegaron a lanzar cócteles molotov contra las oficinas de “su” club.

El origen del Beitar está muy vinculado a la política. De hecho, Beitar es el nombre del movimiento juvenil sionista de corte ultraconservador creado por Vladimir Jabotinsky, heredero del célebre Theodor Herzl y que no entendía una Jerusalén que no fuera judía.

Tan evidente es la filiación ideológica de la entidad que en mayo de este año decidió rebautizarse oficialmente como Beitar Trump Jerusalén en homenaje al presidente de los Estados Unidos por la “medida valiente” (según su comunicado oficial) al ordenar el traslado de la embajada norteamericana desde Tel Aviv a Jerusalén, una decisión que causó gran malestar entre la comunidad musulmana internacional.

El pasado 24 de septiembre Beitar recibía al Bnei Sakhnin. No era un partido cualquiera. El Bnei Sakhnin es un club israelí, pero que se considera árabe. De hecho, su estadio se llama Doha Stadium y sus incondicionales son tan radicales como los del Beitar, pero hacia el otro extremo.

Jerusalén es nuestro” o “Puta policía” son algunas de las pancartas que han exhibido en los derbis entre ambos equipos. En 2007 honraron a Azmi Bishara, fundador del partido israelí-árabe Balad, por la coordinación que hizo posible que un magnate catarí les donara dos millones de dólares. El revuelo que se produjo en el país fue de alta intensidad porque Bishara huyó de Israel al estar siendo investigado por su vinculación con Hezbollah. Incluso el Ministro de Asuntos Exteriores, Avigdor Lieberman, propuso expulsar a Bnei Sakhnin de la Liga Ha’Al (Primera). La respuesta de Jamal Zahalka (representante árabe en el Knesset o Parlamento israelí) fue contundente: “no es el primer fascista que critica a los atletas según el color de su piel”.

En el último Beitar-Bnei Sakhnin el gol de la victoria lo anotó Afonso Taira, un centrocampista portugués de 26 años criado en la cantera del Sporting y con experiencias en el Córdoba C.F., el Atlético de Portugal, Estoril y Kiryat Shmona. Afonso advierte, cuando se le pregunta si la religión hace de Israel un país extraño para vivir, que la respuesta puede ser “larga de responder”.

Luego se explica: “sí, bastante. Israel es un país en el que toda su cultura y su día a día gira en torno a la religión. Aunque coexisten dos religiones grandes, la que rige todas las normas es el judaísmo. Esta religión tiene bastantes reglas muy específicas y difíciles de cumplir. Y que tienen que ser cumplidas. Y eso afecta al fútbol también. Una es el shabat, que es su día sagrado equivalente a nuestro domingo. La semana comienza en domingo y termina en viernes, no en sábado. Hay gente que no conduce en sábado, que come cosas muy específicas, que se tiene que juntar con su familia para cenar… Nosotros en sábado solo entrenamos después de las siete de la tarde, que es cuando termina el shabat, con todas las dificultades que eso conlleva para el planning de la semana porque puede ser día de partido o estar muy cerca de partido, no es como si fuera principio de semana”.

Taira matiza que la afición de Beitar no es que sea nacionalista, sino “pro-judía”. Tiene “mucha fuerza” y cuenta con una dimensión “más allá de Jerusalén”. Eso sí, “nadie aquí llama al club Beitar-Trump”.

Este verano Moshe Hogeg, un joven empresario tecnológico, le compró el club a Eli Tabib por algo más de siete millones de dólares. Hogeg expuso nada más asumir el cargo que “Beitar no es un club racista. A partir de hoy, la religión ya no será un factor en la elección de los jugadores”. Taira confía en su proyecto, pero cree que no le será sencillo: “Hogeg ha venido con la idea de suavizar la idea de sus aficionados y lo está intentando poco a poco. Lo de firmar jugadores árabes fue lanzado para tantear a la afición y comprobar cuál sería su reacción. Está intentando cambiar la mentalidad y modernizar el club. Siendo una situación tan histórica tardará su tiempo y el presidente tendrá que ver cuál es el mejor momento de traer a un jugador que no sea judío y darle las condiciones laborales adecuadas”.

Taira espera que su Beitar, que no ha empezado demasiado bien la temporada y lleva nueve años sin ganar un título local, termine entre los seis primeros, dispute el play-off y se gane al menos el pasaporte para la previa de Europa League o Champions.

Pero Afonso no va a pedirle ayuda a ningún dios ni siquiera en un país como Israel porque tiene claro cuando se le pregunta por sus creencias:

“Respeto todas las religiones, ya lo hacía antes de venir a un país tan religioso como este, pero opino que las religiones terminan dividiendo más que uniendo y eso aquí es muy evidente. Israel es un país muy dividido y se ve que la gente cohabita, pero existe mucha división y eso es lo que no me gusta de las religiones en general, ya sea cristiano, judío o musulmán. Esa sensación que tenía antes de venir aquí se acentuó. La gente da poco espacio a considerar a una persona como persona, se la considera antes por su religión que como persona. Muchas veces la gente se olvida de ello”.

Tags: , , , ,
Toni Cruz

Related Article

No Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: