lunes, 21 octubre, 2019
Banner Top

El mundo en el que vivimos es un lugar en constante cambio, donde de vez en cuando se forman o dividen naciones. Todo este movimiento no siempre es bien visto por todos, por lo que los conflictos siempre están a la vuelta de la esquina. Ya en FIFA tenemos numerosos casos pero hoy hablaremos de un partido que se efectuó bajo el paraguas de CONIFA, la organización que acoge los territorios que quedan por fuera del resguardo de la máxima organización que rige el fútbol mundial.

Pues bien, este 19 de octubre se celebraba un Turkestán Oriental-Papúa Occidental en Den Haag, Paises Bajos. El resultado fue una comprensible victoria 8-2 para los asiáticos, que venían con una mayor preparación que sus rivales. Papúa intentó oponer resistencia pero al minuto 8′ ya estaban debajo en el marcador, con tanto de tiro libre de Ihtiyar Yupusov. Ya el mes pasado se comenzaron a dar los acercamientos entre representantes de ambos seleccionados en La Haya, acompañados de los directivos de CONIFA Jens Jockel (Presidente de Asia) y Paul Watson (Director de Desarrollo). Aprovecharon entonces para entablar conversaciones sobre diversos temas, desde planear una serie de amistosos hasta la posibilidad de contactar jugadores en Europa para integrar sus respectivos equipos. También se aportaron conclusiones de la participación de varios combinados de Turkestán en la Freedom Cup 2019 celebrada en Alemania en junio, donde participaron también equipos de Suecia, Holanda, Noruega y Bélgica.

Papúa también discutió la posibilidad de integrarse a CONIFA Asia, en un movimiento parecido al que protagonizó Australia en FIFA hace unos años, y sobre el cambio de nombre de Turkestán Oriental, antes denominada Uigur.

 

 

De seguro les suena ese nombre

La etnia uigur es una de las 55 minorías nacionales de China, que en total apenas suponen el 9% de su población. Son musulmanes, de alfabeto árabe y lengua de origen túrquico. Se ven a sí mismos como una etnia y cultura más cercana a las naciones de Asia Central que a China.

Aunque Sinkiang (Xinjiang) es la provincia más extensa del gigante asiático, está muy poco poblada por las complicadas condiciones geográficos que presenta y posee una actualidad similar a la de Tíbet. Luego de que el Partido Comunista chino ganara la Guerra Civil de 1949, el Ejército de Liberación Popular entró a Sinkiang y puso fin a la declaración de independencia unilateral de la llamada República de Turkestán Oriental. Muchos habitantes de la región comenzaron el exilio y la región quedó reprimida de su fe y sus costumbres, además de abandonado económicamente. Se habla de que hay aproximadamente 20 millones de uigures en el mundo y cuentan con una fuerte presencia en países como Kazajistán, Kirguistán y Uzbekistán.

Todo este asunto también tiene su lado futbolístico. En pleno Mundial de Rusia la Federación Internacional de Asociaciones de Futbolistas Profesionales (FIFPro) emitió un comunicado para solicitar la liberación de Erfan Hezim, jugador de 19 años de origen uigur que, supuestamente, estaba detenido en un “campo de reeducación política” en Sinkiang desde febrero de 2018.

Hezim fue detenido apenas regresó a su hogar de una gira futbolística por España y Dubái. A pesar de su posición como estrella emergente del fútbol, la fama de Hezim no lo salvó de ser enviado a un campo de reeducación. Hezim se encontraba entre los miles de uigures que fueron enviados a estos campos de reeducación para ‘corregir’ sus posturas religiosas y políticas en medio de lo que, desde los medios de comunicación estatales y del partido, llaman una batalla en contra del extremismo musulmán en China.

La política, el fútbol y Turkestán se volvían a mezclar a mediados de este año. El nuevo fichaje de Juventus, el defensor turco Merih Demiral, no disputaría los amistosos que su equipo iba a llevar a cabo en China ante Inter de Milán y el Team K-League, un combinado de estrellas de la liga coreana. Ello se debía a la tensión diplomática existente entre Turquía y el gigante asiático tras las acusaciones hechas por la ONU a su gobierno por los llamados “campos de reeducación”, la cual hacía que el proceso de obtención del visado para que el jugador entre al país sea sumamente complejo. Algo similar a lo que ocurrió con Henrikh Mkhitaryan en la pasada final de Europa League. Todo muy complicado.

En Papúa no están mejor. Es un territorio extenso (aproximadamente del tamaño de California) ocupado mayormente por zonas de selva, por lo que se encuentra escasamente poblado. Con ese nombre se le conoce a la mitad occidental de la isla de Nueva Guinea (la mitad oriental le corresponde al estado independiente de Papúa Nueva Guinea). Durante muchos años fue denominada como Nueva Guinea Holandesa y en los 60′ pasó a dominio indonesio, siendo conocida como Irian Jaya. Desde entonces ha sido sede de violentos encuentros. La lucha ya lleva casi sesenta años y se cree que más de 100,000 personas han muerto en el conflicto.

Es ilegal ondear la bandera de la independencia y se reprimen sistemáticamente las manifestaciones o cualquier acto público relacionado con la independencia. Existe una notable brecha de características, la inmigración ha afectado la estructura poblacional en la región y muchos papuanos temen desaparecer como pueblo. Se trata de un lugar muy rico y diverso, con cientos de culturas presentes.

En lo concerniente al balompié, los Biru Putih recién fueron incorporados a CONIFA en mayo de este año, junto a Pueblo Mapuche. Formó parte de NF-Board y estuvo planteado que participara en la Copa Mundial VIVA correspondiente a 2006 pero finalmente y por motivos logísticos y de financiamiento, no pudo estar. Si que participó en la Copa UNPO un año antes en La Haya, donde disputó un único partido ante Molucas del Sur. Esté terminó en empate a uno y con Molucas ganando en tanda de penalties.

Al igual que otras históricas regiones asentadas al lado de un gran estado expansivo, los habitantes de Papúa Occidental y Turkestán Oriental se sientes marginados en su propia tierra. Los movimientos que toman la forma de resistencia llegan a tener algo de inspirador, debido al sentido de entusiasmo, esperanza e identidad propia que los caracteriza. Yo me quedo con eso.

Tags: , ,
Juan Zavala
Venezolano del 96. Literatura, geopolítica y deportes. Contando aquellas historias que tanto nos apasionan desde otro punto de vista.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: