domingo, 1 agosto, 2021
Banner Top

Cuando en septiembre de 2012 se anunció la llegada de Alessandro Del Piero al Sydney FC, los ojos de todos los fanáticos del fútbol se posaron como nunca en la liga australiana. No solo se trataba del fichaje más importante en la historia de la competición, sino que además sería el jugador mejor pago de una liga no acostumbrada a este tipo de erogaciones de dinero. En total, Del Piero embolsaría 3,2 millones de euros por dos años de contrato, un precio excesivo por tratarse de un futbolista de 35 años, aun cuando este fuera un nombre tan ilustre. Pero aquí se jugaban otras cosas que iban mucho más allá del dinero.

Las negociaciones, que comenzaron casi de casualidad, se manejaron en estricto secretismo. Meses antes, el agente australiano Lou Sticca había mantenido una reunión con el hermano y representante del jugador de la Juventus durante un viaje de placer por Italia. En esos días la prensa ya conjeturaba sobre cual sería el futuro del astro que, con la llegada de Antonio Conte al banquillo de la Juve, había perdido su lugar en el equipo. Casi todos los periodistas coincidían que Pinturicchio tenía destino de MLS y hasta ya se hablaba de un interés concreto del LA Galaxy.

Aunque Sticca sabía que era casi imposible, ofreció al hermano de Del Piero la posibilidad de que Alessandro se uniera a la liga australiana. Previsiblemente, la oferta fue rechazada, aunque el contacto entre las partes se mantuvo mediante emails. Sin embargo, los meses pasaban y la casi segura oferta de la MLS nunca se concretaba.

A principios de agosto, el representante australiano se reunió con el nuevo CEO del Sydney FC, Tony Pignata, para evaluar el mercado y ver que opciones serían interesantes para el club celeste. Después de conquistar la liga en 2010, la franquicia de Sídney intentaba dejar atrás un tumultuoso período donde los problemas futbolísticos y financieros estaban a la orden del día. Sticca ofreció al directivo iniciar las gestiones por el italiano y este recibió luz verde, pero con la advertencia de que la negociación no trascendiera mas allá de las partes involucradas. Históricamente, la A-League tiene un historial de grandes fichajes que nunca se concretan y Pignata no quería ser quien engrose esa lista.

Para sorpresa de todos, el agente del Alessandro Del Piero accedió a tener una videoconferencia con los representantes del club australiano. Tanto Sticca como Pignata concurrieron a esa reunión virtual teniendo en claro con que cartas jugaban. Aunque todavía no había nada en papel, la MLS seguía merodeando, a la vez que algunos clubes europeos se sumaban también a la lista de posibles contendientes. Aunque el Sydney FC estaba dispuesto a apostar fuerte por el astro, nunca podría competir contra rivales de ese calibre. Para conseguir el fichaje debería apelar al ego del italiano.

Ídolo máximo de la Juventus y uno de los mejores jugadores en la historia de la selección italiana, Alessandro ya no era un intocable. Pese a los títulos obtenidos en la Vecchia Signora, el atacante era ahora nada más que un ilustre actor de reparto y, pese a que se esforzara por disimularlo, esta situación no hacía mas que acrecentar su frustración. 

Si bien en la MLS seguiría siendo una estrella, lo cierto es que nunca alcanzaría el status de mega celebridad que ostentaba el inglés David Beckham. En Australia, sin embargo, la acción se centraría en él en todo momento. Ese argumento pareció surtir efecto entre los italianos, porque programaron una nueva videoconferencia para unos días mas tarde. Finalmente, y pese a que a última hora apareció una oferta del Liverpool de Inglaterra, Sticca y Pignata viajaron a Turín para cerrar el acuerdo.

El 5 de septiembre de 2012 la transferencia se hizo pública y una suerte de embrujo comenzó a recorrer el fútbol australiano. Después de años de intentar (y fracasar) en su búsqueda de tener una competencia seria y profesional, la llegada de Alessandro Del Piero significó para la A-League (y para el soccer de Australia) una suerte de reconocimiento en cuanto al lugar que ocupaba dentro del concierto del balompié mundial. Diez días mas tarde, Del Piero pisó suelo australiano por primera vez y fue recibido como lo que era: una mega estrella.

Si bien su debut formal ocurrió el 6 de octubre en la derrota de visitante 2 a 0 frente al Wellington Phoenix, la real presentación tuvo lugar una semana más tarde, en el partido jugado como local ante el Newcastle Jets. Esa tarde, y frente a mas de 34,000 espectadores, Del Piero le dio al público aussie una muestra completa de su repertorio. Aunque su equipo finalmente cayó por 3 a 2, el italiano se despachó con un tremendo golazo de tiro libre y toques de clase durante todo el encuentro. Como bien dijo durante el partido el relator Simon Hill: “Ese era el motivo por el cual los hinchas habían ido a la cancha. Esa era la razón por la que el Sydney FC había puesto el dinero. Esa era la medida del hombre”.

Los dos años de Del Piero en el Sydney FC transcurrieron como una fiesta. Pese a que su equipo no consiguió grandes resultados – en entrenador Ian Crook tenia previsto un plan de juego que debió cambiar de pies a cabeza cuando se confirmó la contratación del italiano – Pinturicchio entregó todo lo que se esperaba de él y más. Tuvo actuaciones memorables, como por ejemplo la tarde en donde convirtió cuatro goles al Wellington Phoenix en la goleada de su equipo 7 a 1, y puso a la A-League en el centro de todas las miradas. Incluso su presencia en la competencia atrajo a más jugadores importantes, como el ex delantero de la selección inglesa Emile Heskey o la gloria del futbol japones Shinji Ono, los cuales firmaron para el Newcastle Jets y el Western Sydney Wanderers, respectivamente.

Pero al finalizar la temporada 2013/14 el sueño se terminó. Pese a que el club celeste pretendía su continuidad, Alessandro Del Piero recibió una oferta imposible de rechazar desde la India y dejó a la A-League huérfana de estrellas. Y, aunque mas tarde ese año se confirmó el arribó (por un breve período de tiempo) del español David Villa al Melbourne City, la sensación es que la competencia nunca pudo realmente recuperar el brillo y el glamour de esos días.

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 155 times, 4 visits today)
También puedes leer:   Mark Viduka: el despegue del genio perezoso
Tags: , , ,
Changarín de la palabra, termo de la A-League. Una vez me insultó toda la comunidad croata de Melbourne.

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores