viernes, 23 agosto, 2019
Banner Top

Armenia es un país peculiar. Uno que nos deja ver pequeños caminos, de esos que a veces permiten contar historias un poco más grandes. En algunas de ellas el genocidio se ha convertido en una pieza clave para entender un pueblo sufrido. Todo eso nos lleva al fútbol. Esta semana se enfrentaron en la Primera División el Ararat Armenia y FC Noah (triunfo del primero por 2-1). Hablamos de un torneo con nueve equipos, seis de ellos en la periferia de la capital Yereván.

La liga armenia acaba de comenzar y la va liderando actualmente Ararat Yereván (sí, otro Ararat). El Ararat Armenia los ve desde cerca y el FC Noah está cuarto y acecha la punta. Ya explicaremos este nombre.

La pasada fue la primera temporada como equipo establecido del FC Artsakh y, en ella, lograron ascender a Primera al obtener el segundo lugar. A inicios de este año se anunciaron cambios importantes. Karen Abrahamyan se convertía en la nueva propietaria del club y el mismo cambiaba su nombre al actual, FC Noah. El Monte Ararat, actualmente fuera de territorio armenio, es especialmente relevante entre sus habitantes, lo que explica su omnipresencia en todos los aspectos de la vida en el país (incluso en los nombres de dos de sus clubes más importantes). Aparte de ello, se asegura que ese fue el lugar donde el Arca de Noé apareció para recoger a todas las especies animales, como cuenta la Biblia.

El club jugará en Alashkert pero por lo momentos disputa la etapa regular en el modesto Mika Stadium. El balompié por estos parajes nunca deja de sorprendernos. Es que resulta que su equipo juvenil compite en la liga de fútbol de Artsakh… donde ocupa la tercera casilla. La tabla la lidera Lernayin Artsakh, equipo más fuerte de la región y que tiene historia con el Ararat. Artsakh es una conflictiva región que técnicamente pertenece a Azerbaiyán pero que se encuentra controlada de facto por un régimen separatista.

Hace unos meses fue sede de la Eurocopa que organiza CONIFA . Para ese torneo se utilizó el nombre más antiguo para designar a la décima provincia del antiguo reina de Armenia y no el más empleado, Nagorno-Karabaj. Su historia es bastante larga y complicada, comenzando cuando los armenios que se encontraban en Nagorno-Karabaj aprobaron la creación de un estado independiente, cosa que no gustó a Moscú y Bakú.

No se logró llegar a un acuerdo satisfactorio para las partes y estalló la guerra entre el gobierno azerí y los independentistas de la región. Poco más que agregar. En 1994 se dio el alto al fuego y se ha mantenido una especie de tensa calma entre las zonas involucradas. Este territorio sigue sin ser reconocido por la comunidad internacional.

La historia del Ararat Armenia merece un capítulo aparte. Hablamos de un equipo surgido en el 2017 como una especie de academia y que contaba con jugadores salidos de las inferiores del Pyunik. Poco tiempo después fue adquirido por un empresario armenio-ruso llamado Samvel Karapetyan. Fue trasladado e inscrito entonces en la Tercera División rusa, logrando el ascenso con el nombre de Ararat Moscú. La Federación de ese país le negó el permiso para jugar en esa división. Volvieron a Armenia y, tras un año en Segunda, lograron subir. El sueño estaba cerca. El camino hacia la gloria comenzó y todo terminaba de una forma increíble, logrando el título en la última jornada… ante Pyunik. Curiosamente este año comparten recinto, Vazgen Sargsyan, el más grande del país.

Se ha dejado ver en Europa esta temporada y lo ha hecho de forma notable. Tras derrotar al Lincoln Red Imps de Gibraltar y al Saburtalo Tbilisi georgiano (equipo ante quien levantó un marcador adverso con goles de Anton Kobyalko y Petros Avestiyan) le tocará buscar ante el Dudelange su pase a la fase de grupos de Europa Lesgue. Todo un hito.

El otro Ararat, el de Yereván, denunció el uso del término Ararat a mediados de año. La Federación si permitó que el nuevo club utilizara ese nombre y la cosa quedó allí. Desde la disolución de la Unión Soviética, donde protagonizaron una de las grandes sorpresas de la URSS al obtener la liga, ellos han ganado cinco veces el título local. Este es el único club con tradición en una país destrozado por la crisis económica y la corrupción. Representación de la lucha entre los que pelean desde adentro y los que añoran volver a su nación. Armenia, duelo de contrastes.

Juan Zavala
Venezolano del 96. Literatura, geopolítica y deportes. Contando aquellas historias que tanto nos apasionan desde otro punto de vista.

1 Comment

Avatar
Serge von Essenbeck (@sperea84) 22/08/2019 at 16:08

Muy interesante entrada. El fútbol ex-URSS es una caja de sorpresas y anécdotas. Varios apuntes:
– El propietario del FC Noah se llama igual que el ministro de Defensa de Nagorno-Karabaj, ¿será la misma persona?
– Esta temporada el Ararat Moscú compite en la Tercera Rusa. En su plantilla está el ex-Tottenham Palyvchenko. ¿Tiene algún vínculo con el vigente campeón Ararat-Armenia?
– El histórico Ararat Ereván terminó colista la liga pasada pero se ha salvado del descenso al ampliar la competición de 9 a 10 equipos.

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: