lunes, 18 octubre, 2021
Banner Top

Comenzó el Seis Naciones 2021 y, como nos tiene acostumbrados ya en los últimos años, la selección italiana no ha empezado bien; la Azzurra ha jugado dos partidos, ha tenido dos derrotas y las cosas no parecen mejorar. El rugby italiano está en un bache del cual no ha podido salir en varios años.

Pero antes las cosas no eran así: a finales de la década del 2000 e inicios del 2010, los italianos eran una selección competitiva, qué metía en muchos problemas a las otras cinco selecciones participantes (Inglaterra, Escocia, Gales, Irlanda y Francia). Era bastante agradable ver a un equipo qué le hacía frente a los grandes sin achicarse, incluso ganando partidos importantes, algo que hace mucho no sucede.

Los sábados, el Stadio Flaminio en Roma se convertía en una fortaleza muy incómoda para el equipo visitante, la estructura del estadio hacía parecer que los aficionados estaban encima de la cancha presionando todo el tiempo.  Jugadores, ahora leyendas italianas como Alessandro Troncon, Sergio Parisse, Ramiro Pez, Luke McLean, Gonzalo Canale, Martín Castrogiovanni, Fabio Ongaro y hermanos Bergamasco, lograron conjuntar un excelente equipo, sobre todo con mucho corazón.

 

 

Italia inició su travesía en el torneo europeo en el 2000, con un primer partido que fue una victoria ante Escocia. Su siguiente triunfo fue en 2004 ante los mismos rivales, también en la fortaleza de Roma. Dos años después conseguiría un empate ante Gales, con un gran partido del cordobés Ramiro Pez, donde Italia empezaba a hacerse fuerte en su casa. En esta edición del 2006 Inglaterra ganaría en Roma un partido qué fue más parejo de lo que el marcador final de 36-14 mostraba.

Para el 2007, y previo al mundial, Italia tuvo una de sus mejores actuaciones en este torneo al conseguir dos victorias, un categórico 37-14 de visita en Escocia y un emocionante triunfo ante Gales en el Flaminio. Esto le valió para ser cuarta en la tabla final. El 10 de febrero del 2008 estuvieron a punto vencer a los ingleses, en una ajustada derrota por cuatro puntos contra los que serían subcampeones del mundo meses más tarde; en esa misma edición volvieron a vencer a Escocia en un partido que se decidió con un drop de Andrea Marcato en el final.

Italia siguió jugando en el Flaminio y consiguiendo victorias, la mayoría ante Escocia, así como derrotas muy honorables ante Irlanda o Inglaterra. Pero en el 2011 llegaría su primera gran victoria al vencer ante 40 mil personas a Francia por un punto.

El último gran torneo de los Azzurri fue el del 2013, que también fue el año en el que cambiaron el Flaminio por el estadio Olímpico de Roma. Repitieron su cuarto lugar del 2007 pero esta vez venciendo a Francia y, por primera vez, a Irlanda, siendo la gran figura el apertura Luciano Orquera.

La ultima victoria italiana en el torneo fue en el 2015, y después de eso todo ha ido en picada. Italia no ha vuelto a ganar un partido y cada vez su nivel es peor, tanto que algunas personas y comentaristas de la prensa piden su salida del torneo.

El rugby italiano está pasando por uno de sus peores momentos, y lo más preocupante es que todavía no se vislumbra una salida. Es un equipo que hoy en día vive solo de los recuerdos de aquellos años maravillosos, que parece que nunca van volver.

 

También puedes leer:   Marcell Jacobs, el nuevo rey de la velocidad

 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 58 times, 4 visits today)
Tags: , , ,

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores