lunes, 25 octubre, 2021
Banner Top

Hace unos días se conoció que Ange Postecoglou será el nuevo manager del Celtic FC para la próxima temporada. Sin dudas se trata de un paso trascendental en la carrera de este entrenador australiano de 55 años que llega al gigante escocés tras una gran etapa en el banquillo del Yokohama Marinos. En el cuadro nipón, Ange cortó una racha de quince años sin títulos de liga y se posicionó como uno de los directores técnicos más requeridos de Asia (por esos días la federación de Grecia lo tentó para hacerse cargo del equipo nacional). Además de sus logros en el Marinos, Postecoglou también ha sido campeón de la Copa de Asia 2015 con la selección australiana, bicampeón de la A-League con el Brisbane Roar y campeón de Oceanía con el South Melbourne. Un currículum para nada despreciable.

Así y todo, su llegada al Celtic desató una gran polémica. Cuando comenzó a sonar su nombre como posible reemplazante de Neil Lennon, en algunos medios se cuestionó duramente a la directiva del club por apostar a un total “desconocido”. Poco importaba que el candidato tuviera en sus espaldas un recorrido de más de 25 años como head coach o que incluso haya dirigido a su selección en la Copa del Mundo Brasil 2014 (y la haya clasificado para Rusia 2018). El ya tradicional eurocentrismo entraba otra vez en escena.

La presión mediática fue tal que incluso cientos de abonados del Celtic amenazaron con cancelar su membresía si la contratación se hacía efectiva. Esto puso el fichaje en compás de espera, pero finalmente se impuso la voluntad del CEO del club, Dominic McKay, principal impulsor de su candidatura. A primera vista, parece que Postecoglou tendrá una difícil tarea por delante para ganarse a unos fanáticos temerosos de lo desconocido, pero este tipo de adversidades no son una novedad para él. A diferencia de muchos entrenadores que saben posicionarse y “venderse”, Postecoglou nunca se ha llevado demasiado bien con los medios de comunicación y han sido varios los periodistas que le han hecho la vida imposible a lo largo de su carrera.

Un ejemplo de esto ocurrió en 2007 cuando mantuvo un acalorado debate con el ex capitán de la selección australiana y principal comentarista de la cadena SBS, Craig Foster. En ese momento Postecoglou era el entrenador de la sub-20 aussie y venía cumpliendo desde el 2001 un gran trabajo en el desarrollo de juveniles, pero el hecho de no clasificarse a la Copa del Mundo Sub-20 de 2007 (algo que no sucedía desde 1989) dejó al manager expuesto ante los medios. En un reportaje con el programa The World Game -algo así como el “Futbol de Primera” australiano- Foster y el periodista Les Murray se mostraron críticos de algunas decisiones del DT y lo que comenzó como una charla amistosa pronto fue subiendo de tono. 

El punto cúlmine de la discusión ocurrió cuando Craig Foster pidió abiertamente a la federación australiana que despidiera al entrenador. Lo que muchos podrían considerar solo una bravuconada por parte del comentarista de la SBS terminó siendo determinante para su despido semanas más tarde. Pese a que el fútbol no es el deporte más popular en Australia, el puesto de capitán de los Socceroos tiene una gran importancia, y quienes han tenido el honor de llevar la cinta son escuchados con suma atención. A diferencia de Foster, que jugó en Inglaterra y fue un asiduo integrante de la selección nacional durante los ´90, Postecoglou nunca pudo salir de Australia en su etapa como futbolista y su trayectoria como internacional fue prácticamente nula (solo cuatro partidos en 1986). 

Este entredicho le valió ser prohibido en la A-League durante algunos años. Pese a ser un DT con experiencia y pergaminos, los equipos de la nueva liga profesional no se animaban a contratarlo para no entrar en conflicto con los periodistas de SBS, el medio que mayor influencia tuvo históricamente en el soccer de Australia. Debido a esto, a Postecoglou no le quedó otra alternativa que reconvertirse. Tras un breve período en el ascenso de Grecia, el DT se integró como analista en las transmisiones de Fox Sports, a la espera de retomar su carrera en los banquillos. Esto ocurrió en 2009 cuando el Brisbane Roar se animó a romper la veda y le ofreció el buzo de entrenador.

Tras un comienzo un poco accidentado -tomó el equipo a mitad de la temporada 2009/10- la escuadra de Queensland dio el golpe conquistando la liga en 2011. Con el alemán Thomas Broich manejando los hilos en el mediocampo (Ange viajó expresamente hasta su país para convencerlo de fichar con su escuadra) el equipo queenslander desplegó un juego de posesión pocas veces visto en el país y se ganó el apodo de “Roarcelona”. Al año siguiente, y ya con el delantero albano kosovar Besart Berisha como goleador indiscutido, volverían a repetir el título. Al menos por un rato, sus críticos debieron cerrar la boca. Pero como suele suceder con los bocones, ya se la tenían jurada. 

Su oportunidad llegó en 2014 cuando Postecoglou comandó a la selección nacional en la Copa del Mundo. Si bien el equipo aussie había conseguido la clasificación con el alemán Holger Osieck en el banquillo, dos goleadas en contra Francia y Brasil lo eyectaron del cargo. Una de las primeras decisiones del nuevo DT fue renovar el plantel, llevando a la Copa a algunos futbolistas jóvenes con poca o nula experiencia internacional. Los medios australianos, en especial la SBS, cuestionaron que varios integrantes de la generación dorada hayan quedado afuera de la lista final. Para colmo, la floja actuación en tierras brasileñas (tres derrotas) dejó al manager otra vez, en el ojo de la tormenta. 

Pero Postecoglou miraba al futuro. La apuesta de renovar el plantel rindió sus frutos al año siguiente cuando los Socceroos conquistaron en casa la Asian Cup 2015 con un plantel que incluyó a muchos de los jugadores que habían estado en Brasil 2014. Ese logro, el más importante en la historia de la selección australiana, silenció otra vez a sus detractores, pero solo por un rato. El conjunto aussie fue muy irregular durante las eliminatorias para Rusia 2018 y solo se aseguró su ticket mundialista después de disputar una doble ronda de repechajes (frente a Siria y frente a Honduras). El duro camino a una nueva Copa del Mundo, pero sobre todo el desgaste generado por tener que combatir contra una prensa local hostil, hizo que el entrenador dejara su lugar a solo dos semanas de conseguir la clasificación.

Como vemos, Postecoglou deberá enfrentar en Escocia un ambiente hostil similar al que le tocó vivir en sus días como seleccionador. La prensa, que tiene la impunidad de transformarte en héroe o villano con demasiada facilidad, ya lo mira de reojo. Por suerte para Ange, ya ha cerrado muchas bocas a lo largo de su carrera.

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 97 times, 13 visits today)
También puedes leer:   Nicky Salapu, el portero que más motivos tuvo para odiar su trabajo (pero que no lo hizo)
Tags: , , , , ,
Changarín de la palabra, termo de la A-League. Una vez me insultó toda la comunidad croata de Melbourne.

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores