sábado, 14 septiembre, 2019
Banner Top

Alejandra Herrera, ex capitana del River Plate de la Argentina, comenzó a practicar fútbol desde los cinco años, rompiendo de esta manera con paradigmas en un deporte que por cultura solo era practicado o bien visto por hombres. Empezó a desarrollarse en una academia mixta. A sus 14 años tuvo la oportunidad de representar a su país en unos Juegos Estudiantiles internacionales y eso le sirvió como puente para llegar a la Selección Nacional de El Salvador, de la que forma parte desde 2007. 

El fútbol le ha dado la oportunidad de estudiar fuera, de viajar y conocer otras culturas. Además, le ha ayudado en su formación, porque esto es más que un deporte: es una escuela de vida. En sus inicios obtuvo una beca deportiva en la Universidad de las Américas  Puebla (UDLAP).

Después dio el salto a Argentina, donde estuvo tres años, para luego tomar la decisión de regresar a El Salvador, donde actualmente estudia nutrición y juega en el Alianza Woman, el equipo con más torneos locales, con el que ella ha ganado tres campeonatos y  ha conseguido, también, un tercer lugar en el torneo de Interclubes UNCAF 2018.

 

 

 

¿Cómo llegaste a River?

Tuve la oportunidad de asistir a un curso FIFA impartido por Diego Guacci, en ese tiempo DT de River Femenino. Me ofrecieron ir a Argentina y poder entrenar y así fichar por River en marzo del 2015.

 

¿Qué ganaste con River y qué aprendiste del fútbol en Argentina? 

Desde que estuve allí solo logré un campeonato en el 2017 y así la clasificación a la Copa Libertadores que se realizó en Paraguay. Como primera participación del club se consiguió un tercer lugar. Todo el tiempo en River me sirvió para bien, me ayudó mucho en mi crecimiento de perfil, me ayudó mucho en mí crecimiento deportivo, aumenté mis capacidades y crecí como persona. El estar lejos de mi familia y amistades fue como de supervivencia, el adaptarme a un nuevo ambiente a otros climas y otro tipo de comida y más que todo a la disciplina y exigencia por el nivel de fútbol.

 

¿Por cuánto tiempo fuiste la capitana de River? 

Estuve seis torneos con River y obtuve la capitanía en dutante los últimos tres.

Cuando estabas en River ¿Cómo llevabas el fútbol y el estudio?

Al principio estuve estudiando diseño gráfico porque era una carrera similar a la que había comenzado en México. En Argentina tenía que llevar las dos cosas a la par, no sólo porque era mi objetivo, sino porque era un requisito para mi estadía en el país. Era la única opción para tener el documento de residencia temporaria. Luego, ya adaptada opté por una carrera apegada al deporte e hice el cambio a nutrición para así luego de concretar poder asociarla con los atletas. Fue un poco complicado llevar las dos cosas a la vez por los tiempos y la exigencia del deporte. A veces tocaba sacrificar clases por ir a jugar o viceversa, faltar a entrenar por asistir a clases.

 

¿Por qué decidiste regresar a El Salvador?

Fue una decisión muy difícil porque estaba contenta con el equipo, ya adaptada y en una buena condición como atleta. Esa decisión la tomé porque al no ser un equipo profesional tenía falta de apoyo y yo siendo extranjera tenía muchos más gastos que mis compañeras locales (alquiler, comida, transporte, otros). Muchas veces esos gastos -por atrasos o problemas- no me los cubría el club. A veces acumulaba dos o tres meses de alquiler y me tocaba molestar a mis padres o familia y a particulares que siempre me apoyaban y ya no estaba muy cómoda en esa situación. Estaba un poco cansada de pasar esa angustia de cómo hacer para solventar esos gastos.

 

¿Tenías ofertas de otras ligas?

Gracias a Dios siempre tuve las puertas para poder seguir jugando afuera (Brasil, Colombia, Venezuela) aunque no llegué a concretar una por falta de interés. Recién había vuelto a casa y quería pasar tiempo con los míos. Pero en este tiempo aún estoy considerando volver a cruzar el charco.

 

Con el crecimiento que ha tenido el fútbol femenino a nivel mundial, se puede decir que el 2019 ha sido el año del “boom” en esta rama, muchos países han invertido en la creación de ligas profesionales, tal es el caso de Argentina. ¿Qué aporta la creación de una liga profesional? 

Este año se jugó el mundial femenino y creo que eso despertó y movió masas para la lucha por la equidad. Creo que muchos tienen erróneo el porqué y para qué hacer profesional la rama femenina, las mujeres exigimos las mismas condiciones para poder desarrollar el fútbol, al final de todo eso llega el marketing o patrocinadores. Que se haga profesional la liga aportaría a que todo se formalice, que la atleta tenga la disciplina y constancia, que obtenga un buen nivel de competencia y así tener un proceso de donde se pueda formar una selección competitiva, no solo a nivel de Centroamérica.

 

En El Salvador la liga no es profesional ¿Cómo se puede llegar a eso? 

Dándole seriedad a la liga, cumpliendo requisitos de FIFA, teniendo un torneo formal donde los equipos exijan su buena presentación y que la FESFUT (Federación Salvadoreña de Fútbol) cumpla con su trabajo. De parte de la futbolista, cambiar su mentalidad y disciplinarse para ser profesional.

 

¿Se puede tomar como referencia a Argentina para profesionalizar nuestro fútbol?

Tomar de ejemplo la lucha de cada jugadora y exigir equidad para poder desempeñarnos como futbolistas profesionales.

 

Has estado en países que son muy apasionados por el fútbol, ¿qué cosas tiene de diferente la liga Argentina a la liga salvadoreña femenina? 

A nivel futbolístico es bastante la diferencia, porque se trabaja con mucha disciplina y muchas exigencias. Hay mucha competencia no solo dentro de una cancha, se vive y se respira fútbol y eso lo vuelve más apasionado. Entre los equipos hay mucha rivalidad porque no solo se juega un partido sino historias de cada club

 

¿Cómo ha crecido el fútbol femenino en Argentina? 

Fue una lucha grande para poder llegar a la profesionalización, ahora las jugadoras tienen mejores condiciones y no solo un contrato que las respalda, sino un proyecto donde se beneficiarán su país, una selección que es y será competitiva en torneos grandes.

 

¿Cómo ha crecido el fútbol femenino en El Salvador? 

En El Salvador crecen los equipos individualmente porque cada club trata de hacer bien las cosas, la FESFUT está atascada y a distancia de años para hacer profesional la rama.

 

¿Cómo es la forma de entrenar en River que pudiera aplicarse en los equipos nacionales? 

Es un club grande donde han invertido en el fútbol femenino, hay categorías inferiores para poder tener procesos. Falta trabajar como si fuera profesional, así se empezaría. Disciplina de alto rendimiento

 

En el marco del inicio de la liga, se abre la temporada con un Superclásico Boca vs River, a ti te tocó vivirlos, ¿qué sentías antes de un partido como tal? 

Muchos nervios y pasión, no solo era un partido de fútbol femenino. Se vive al máximo como una guerra entre dos mundos, donde se demuestra quién se ha preparado mejor en cada entrenamiento. 

Como ex jugadora de River, ¿qué representa ganar o perder contra Boca? 

Ganar era saber que hicimos todo perfecto, que corrimos más, que dimos mejores pases, que marcamos más, y lo contrario era al perder.

 

 

Inspirada por la calidad Tobin Heath y Carli Lloyd. Comenta que le gustaría tener la oportunidad de jugar en Europa, tal vez tener una chance de jugar en la Primera Iberdrola y, como hincha culé, quisiera formar parte del equipo.

El 2019 ha sido el año de “boom” del fútbol femenino. Es evidente que ha tenido un crecimiento, que ha generado más interés y poco a poco se van eliminando los prejuicios sobre el fútbol y las mujeres. Muchos países están creando y profesionalizando sus ligas para que cada jugadora tenga un contrato normal y condiciones dignas para desarrollarse como futbolista. 

La lucha por la equidad aún continúa, pero crear ligas profesionales ya es un gran paso. Argentina ha sido un ejemplo y un espejo en el que muchos países se pueden reflejar para hacer de sus torneos locales una competición más formal. 

La primera liga “profesional” en Argentina da inicio con un Superclásico, Boca se enfrenta a River en la jornada número uno. Este encuentro en la rama femenina se vive con la misma pasión, porque el sentimiento no conoce diferencias de género.

Tags: , , , , , ,
Yolanda Aguilar

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: