jueves, 15 agosto, 2019
Banner Top

Adrián San Miguel del Castillo, ya conocido mundialmente como Adrián – imposible olvidar a Jürgen Klopp diciendo su nombre al estilo Rocky, aunque poco tenga que ver con aquella historia, pero sí la carga emocional de saberse aún dominadores de Europa –, anoche se alzó con la Supercopa de la UEFA.

Primer trofeo grande de una carrera que a algunos les parecerá que acaba de despegar, pero lo cierto es que el nombre del sevillano de treinta y dos años lleva sonando desde hace tiempo, con una larga carrera a sus espaldas – y grandes años en Premier League con el West Ham –, de la que vamos a hablar en The Line Breaker.

Cuando era niño, como explicaba en una entrevista que le realizaron en ABC de Sevilla en 2013 los trofeos que tenía era por conseguir las mejores notas – buen estudiante, entonces estaba terminando la licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Aconsejaba a los pequeños que, aunque el fútbol es un hobby importante en la infancia, no debían abandonar su formación, aunque fuera en alguna materia relacionada con el deporte. Ganaba esos premios y también alguno a la regularidad, en sus primeras campañas con el Altair, y un campeonato de Andalucía infantil con el Betis. No podía imaginar la magnitud de lo que iba a conseguir seis años más tarde.

Comenzó en el colegio Altair de Sevilla, en cuyo club de fútbol jugó de delantero y de extremo. Se crió en la calle Chopin del barrio de Su Eminencia, y recuerda el fútbol como un deporte que comenzó a practicar con sus vecinos. No tenía pensado ser portero hasta que un compañero se lesionó y cuando tenía 10 años se asentó en esa posición, con la que firmó en la cantera del Betis, aunque de donde más aprendió fue de la calle:

«Como se dice, se aprende en la calle a jugar. He tenido la suerte de vivir en un sitio en el que todos los vecinos nos conocíamos, y en el que éramos muchos niños que podíamos salir tranquilamente a jugar con nuestro balón a la calle».

Cuando iba a cumplir los once años llegó a las categorías inferiores del Real Betis donde fue pasando por todas las categorías del fútbol base hasta que en el 2008 llegó al filial verdiblanco – estuvo con Beñat, al año siguiente – con José María Nogués como técnico. Su debut con el primer equipo le llegó en un partido de pretemporada frente al Olympique de Marsella, y el sábado 29 de septiembre de 2012 debutó en primera división tras la expulsión del portero titular.

Después de una gran actuación frente a la Real Sociedad contó de manera continuada para Pepe Mel, pero la situación no acabó por ser la adecuada para él y en la 2013/2014 fue traspasado al West Ham United, al haber sido ojeado por Sam Allardyce, quien quiso contar con sus servicios como portero.

Llama la atención que el 6 de mayo de 2013 fue nominado por el club para el premio “parada del año” por una que hizo frente al Chelsea, en Stamford Bridge. Se había hecho con la titularidad tras todas sus buenas actuaciones.

A principios de la temporada 2015/2016 el West Ham llegó a ocupar la tercera posición después de ganar a Arsenal (por un 0 a 2), Liverpool (0 a 3) y Manchester City (1 a 2), partido en el que hizo ocho paradas en el Etihad, además de contar con dos porterías a cero frente a rivales tan potentes. Había hecho dobles paradas que dejaron a muchos boquiabiertos. Es un portero que suele estudiar los tiros para acertar en los penaltis.

En aquel entonces, reveló para El Confidencial que su portero favorito – estaba en lo más alto entonces, el alemán – era Manuel Neuer por su juego de pies, característica que Adrián comparte. De hecho, en la final de la última Supercopa, nos dejó un muy buen detalle:

“Neuer ha cambiado el estilo del juego del portero que saca de puerta. Es un portero que sale, que le gusta jugar con los pies, juega bastante fuera del área, muchas veces es bastante arriesgado… Pero hay que tomar decisiones y él las toma. Es un grandísimo portero”.

En agosto de 2016 recibió una llamada inesperada, aunque soñaba con ella desde hacía tiempo: formaba parte de la primera convocatoria de Julen Lopetegui, junto a David de Gea y Pepe Reina. No era de extrañar tras sus buenas acciones en Inglaterra, en el Upton Park llegaron a corear su nombre como lo harían más tarde en el London Stadium, y como harán en Anfield. En sus primeros minutos los Reds ya le mostraron su buena acogida y es que, como ha señalado Klopp en varias ocasiones, son una gran familia.

Tampoco es de extrañar si tenemos en cuenta que Neuer marcó frente al Chelsea (con un gigante como Petr Čech bajo palos), y que el propio Adrián también anotó en el 2015 en la tercera ronda de la FA Cup, frente al Everton, en una tanda que acabó 9-8. El sevillano tiró el último que les clasificó para la siguiente ronda, en el antiguo Upton Park. De ahí que los aficionados Hammers le sacaran la canción:
“Can save them (puede pararlos), can take them (puede chutarlos), A-dri-an, Adrian, Adrian”.

Tras varias temporadas, la portería ahora contaba con otro protagonista y su contrato acababa este verano. Para no perder su forma física estuvo entrenándose en el club de la UD Pilas, a los que tras su contrato con el Liverpool ha agradecido su hospitalidad con un cheque para que puedan comprar material deportivo.

La despedida de Simon Mignolet, yéndose al Brujas, hizo que el Liverpool tuviera que moverse a última hora para ver quién ocupaba una posición que parecía destinada a ocupar minutos de banquillo teniendo como titular a un portero de la calidad de Alisson Becker: actual campeón de Champions con el club y de la Copa América con su selección, Brasil.

Cuando le preguntaron por cómo sería su momento en el Liverpool, dijo que podía confiar en la gran defensa que iba a tener, pero que esperaba ponerle las cosas difíciles a Becker, que hubiera una bonita rivalidad entre ellos por estar bajo palos, como comentó en El Primer Palo de esRadio:

“Siendo realistas, Alisson en estos últimos años está a un nivel extraordinario, dentro de los mejores porteros del mundo. Fue el Guante de Oro de la Premier, el portero que más porterías a cero consiguió, con Brasil ha seguido demostrando ese nivel. Obviamente yo vengo aquí a luchar. Pero creo que nos viene bien a todos: él va a saber que tiene detrás a un tal Adrián, que ya venía de unos años atrás en la Premier League, con varios partidos a sus espaldas y que va a venir a pelear por todo. Es una ambición totalmente diferente a lo que estaba acostumbrado los años anteriores en West Ham”.

En esta entrevista también dejó claro que los problemas de su salida del equipo no vinieron de Manuel Pellegirini, sino de arriba, de la directiva del club. Pero el destino le ha brindado una oportunidad de oro. Una situación con la que no podía contar era esa lesión de Becker en el primer partido de Premier.

Al preguntarle en Radio Marca sobre cómo fue su llegada al equipo y al conocer a Klopp, su nuevo técnico, comentó que:

“Me dio un abrazo como si nos conociéramos de toda la vida, es una persona que irradia positividad y alegría, y viendo la relación que tiene con los jugadores es de apreciar que tenga esa sintonía porque te hace llegar a las cotas más grandes. No han ganado la Champions League por casualidad, si están ahora entre los mejores de Europa y siendo los actuales campeones es porque se lo merecen”.

Su papel la noche del 14 de agosto ha sido vital. En una Supercopa en la que el Liverpool sufrió en el primer tiempo – se animó con la entrada de Firmino y el segundo brillante gol de Mané –, y en la que los ataques de un Chelsea reanimado tras la estrepitosa caída en Premier no cesaba de atacar. Allí estaba Adrián, con atajadas que nos dejaron perplejos. No tanto, si se le conocía de sus primeros años en el West Ham, pero sin duda reafirmando que conservaba el nivel, a pesar del paso de los años. Cuando llegó la tanda de penaltis no se sabía lo que podía suceder.

Adrián seguramente pensaba en la estampa de la Virgen de los Dolores y la frase de Ralph Waldo Emerson que lleva escrita en una toalla que siempre lleva con él a todos los partidos, y que le pudimos ver también al final de este: “la confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito”.

Teníamos claro que jugadores como Salah o Jorginho no fallarían. Pero la parada con el pie de Adrián le ha convertido en ídolo de la noche. Otra afición más, de Inglaterra, que tendrá que buscar una canción en su nombre. Aún le quedan unos cuantos partidos en los que deleitar a Anfield y a los Reds.

Liverpool’s Jordan Henderson and goalkeeper Adrian celebrate after victory in the penalty shoot out during the UEFA Super Cup Final at Besiktas Park, Istanbul.

Tags: , , , , , ,
Maria Valentina Vega
Traductora, redactora y entrenadora de fútbol Nivel 1

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: