jueves, 6 junio, 2019
Banner Top

Existe un tema que se encuentra sumamente candente en las conversaciones previas a la Copa Mundial de la FIFA a disputarse en Francia y es la ausencia de la ganadora del primer Balón de Oro de la historia, Ada Martine Stolsmo Hegerberg, por una cuestión netamente ideológica: si no se logra una mayor igualdad en el fútbol, la noruega no volverá a su selección, tal cual le expresara a The Line Breaker su representante, Victor Bernard, de la agencia A&V Sport, quien comparte su pensamiento:

“El Mundial será un evento excitante, sin dudas, y llamara muchísimo la atención por su seguimiento. El torneo puede ser una gran plataforma para atraer nuevas audiencias, pero si la gente a cargo no toma acciones después de terminado el mismo, entonces la Copa del Mundo no habrá cambiado nada en el futbol femenino. Es tiempo de que los encargados realicen acciones”.

Para poner en contexto su ausencia bastaría con decir que el revuelo que ha generado en el mundo femenino es similar al mismo que, en su día, causo Lionel Messi cuando le dio un “no va mas” a la Selección Argentina, aunque este le haya dicho que no a su país por una cuestión completamente distinta. ¿Se imaginan lo que se hubiera generado si él o Cristiano Ronaldo hubieran dicho que no viajaban a Rusia 2018 porque sentían que el fútbol masculino necesita de una mayor igualdad?

Si bien las selecciones nórdicas fueron dando pasos en este sentido (como pagar lo mismo por partido, sin importar el género), esto va “mas allá del dinero” según manifestara la atacante: se trata de que las mujeres (empezando por las niñas) tengan la misma oportunidad de jugar que sus pares masculinos. El caso más concreto se puede observar en los ptopios clubes, ya que la inmensa mayoría no cuentan con instalaciones necesarias para que las jóvenes entrenen y crezcan desde temprana edad. A su vez, casi siempre juegan en condiciones bastante más precarias, ya que, si tomamos en cuenta a equipos que poseen las dos secciones, prácticamente siempre las mujeres terminarán disputando sus cotejos en los campos o del equipo B masculino o hasta en los de entrenamiento, algo sumamente denigrante y que debe cambiar. ¿No sería tiempo, a su vez, de comenzar a ver entrenadoras, asistentes o árbitros mujeres en el fútbol masculino?

Bernard nos expresaba, en tanto, que “no existe mucha diferencia entre el fútbol masculino y el femenino. Es el mismo deporte, con las mismas reglas. La diferencia es principalmente física, debido a la diferencia entre un hombre y una mujer, y eso es simplemente normal. Pero el nivel de rendimiento y la expectativa de los demás es el mismo. Las mujeres trabajan día a día para rendir al máximo de sus capacidades”.

Y esta es la bandera que promulga Hegerberg y sus colegas. En Alemania, por ejemplo, hace unos días vio la luz una publicidad en donde las jugadoras la selección manifestaban que jugaban “para un país que no sabía quienes eran”, todo pese a tener en su palmarés nada menos que ocho Eurocopas y dos Mundiales.

La ausencia de Ada será difícil de reemplazar en Francia 2019, ya que ella se ha convertido, a sus 23 años, en una de las referencias a nivel mundial en cuanto a fútbol femenino se refiere.

La nacida en Molde comenzó su carrera en el Kolbotn (una de las escuadras fuertes del país), aunque pasaría pronto -en el 2012- al Stabaek, donde comenzaría a mostrar su enorme potencial al ganar la Copa noruega (convirtiendo inclusive un hattrick en la final) y dejando, sobre todo, su sello en la red, marcando 33 goles en 26 partidos, contando todas las competiciones.

Eso le valdría para ser fichada por uno de los grandes del Viejo Continente, el Turbine Potsdam de Alemania, donde seguiría creciendo y alimentando sus ansias de gol, pero no contaría con tantas oportunidades como hubiera querido, hecho normal si vemos que apenas contaba con 18 vueltas al sol. Sin embargo, en el 2014 lograría alcanzar la gran oportunidad de su vida al arribar al poderoso Lyon francés, escuadra donde empezaría marcar una era que continua hasta nuestros días: con las Les Lyonnaises alzaría -hasta la fecha- cinco Ligue 1, cuatro copas y nada menos que cuatro Champions League (la última ante el Barça), teniendo una marca brutal de 193 goles en apenas 165 compromisos, convirtiéndose, incluso, en la cuarta máxima anotadora de torneo continental de todos los tiempos (44), compitiendo ante dos jugadoras que están en la etapa final de su carrera, como la germana Anja Mittag y la brasileña Marta, por lo que no sería extraño que la veamos en lo más alto en unas temporadas.

La delantera es una de las jugadoras más completas que existen hoy en día en el planeta. Dueña de un olfato legal, suma a su repertorio de serial killer una pegada fantástica de media y larga distancia, un buen cabezazo y, además, un pie prodigioso, el cual aprovecha para dejar en el suelo a sus contrincantes como si nada. Pero, además, juega como vive, siendo completamente solidaria con sus compañeras, a las que no duda en asistir si tiene la posibilidad.

“Se lo que quiero y conozco mis valores. Es facil tomar decisiones difíciles cuando sabes cuáles son los valores que defiendes. Se trata de ser sincera, de ser tu misma (…). No todo es el dinero. Se trata de la preparación, del profesionalismo, puntos muy claros que presente directamente a la federación cuando tome la decisión” manifestaria Ada a la CNN.

La noruega (tiene 66 partidos disputados con su selección) sabe que sacrifica algo muy valioso e importante, pero lo realiza en favor de algo mucho más grande que ella o que cualquier otra persona: su anhelo es que las mujeres que comiencen a jugar al fútbol tengan ganadas las condiciones que ella (y todas las que vinieron detrás) no pudo disfrutar.

Tal cual nos comentaba Bernard, esto “no es acerca de dinero, sino sobre el reconocimiento y la igualdad en su conjunto”. A esa lucha nos adhierimos nosotros también.

Tags: , , , , , , ,
Juan Pablo Gatti
Me estaba por retirar del periodismo -no iba a ser una gran pérdida la verdad- pero TLB apareció para salvarme la vida. Escritor de corazón, podcastero amateur y contador de historias por vocación. Orgulloso del equipo que supimos formar y deseoso por seguir creciendo en este mundo tan competitivo.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: