jueves, 24 octubre, 2019
Banner Top

Allí, en un rinconcito a medio camino entre Hawái y Australia, se encuentra Tuvalu. Hablamos de un país insular, de los más pequeños del mundo, perteneciente a la región de la Polinesia. El gusto de contar historias “diferentes” sigue y con ésta no podía ser diferente.

Empezaremos diciendo que su equipo se adhirió a la OFC (Confederación de Fútbol de Oceanía) en 2007 como miembro asociado, debido a su condición de no pertenecer al universo FIFA. Pero ya hablaremos de ello más adelante. Rápidamente llegaron los XIII Juegos del Pacífico, que se disputarían en Samoa. La novedad era que estos serían utilizados como Eliminatorias para OFC Nations Cup 2008, que a su vez se usarían como torneos clasificatorios para el Mundial de Sudáfrica 2010.

Debido a esto, la FIFA le exigió a la OFC que los competidores en los Juegos fueran solamente miembros plenos. Papúa Nueva Guinea claudicó a su plaza y la Asociación de Fútbol de Tuvalu mostró instantáneamente su interés en remplazar al seleccionado papú, ya que la División-A ya había sido creada y estaba en juego. La Confederación de Fútbol de Oceanía dio señal positiva a la propuesta y la selección afrontó nuevamente (ya habían disputado las ediciones de 1979 y 2003) una edición de los Juegos del Pacífico.

Por sorprendente que parezca no tienen estadio homologado por la máxima organización reguladora del deporte rey. No contentos con eso, no disponen de un hotel donde puedan alojar a una selección visitante y nunca completaron correctamente los documentos de afiliación a FIFA. Sí, en serio. En medio de este constante debate, el fútbol encuentra grandes impedimentos para florecer, por lo que las ayudas para su desarrollo nunca llegan. El comienzo fue duro, cayendo ante Fiji 16-0. En el tercer partido cosecharon un sorprendente empate 1-1 con Tahití, con el atacante Petio Semaia fallando un penal en el último minuto que les hubiera otorgado la victoria…

Corría el mes de septiembre de 2008 y Tapugao Falefou, entonces presidente de la Tuvalu Football Association (TFA) y el Premier Apisai Ielemia visitaron a Sepp Blatter en la sede de la FIFA y le expresaron algunas de las necesidades del fútbol tuvaluano. Una racha de varios años sin disputar partidos fue cortada en 2011, cuando Samoa se mostró interesado en jugar contra Tuvalu como preparación para los Juegos del Pacífico de ese año. Esta vez, y contra todo pronóstico, la victoria fue para Tuvalu, que ganó 3-0. Estos ya contaban con el holandés Foppe de Haan como DT. Lo mejor estaba por llegar. En aquellos Juegos se consiguió la mayor victoria en la historia del fútbol de este país. Una goleada 4-0 ante Samoa Americana y un simple empate 1-1 contra Guam no les alcanzaría para meterse en semifinales, al acabar en el cuarto lugar con nueve puntos, pero con su mejor participación internacional. Con la dirección de de Haan y el apoyo de amigos de todo el mundo, campaña de crowdfunding de por medio, hicieron posible todo ello. Hay una curiosa relación del fútbol con el resto de deportes en Tuvalu. Allí es donde entra Etimoni Timuani.

Timuani debutó con el seleccionado futbolístico de su país en aquel histórico partido ante Samoa e incluso también participó en el Campeonato de fútsal de Oceanía. Un lustro después, recibió una invitación del COI para competir en Río y lo hizo en la prueba preliminar de los 100 metros planos, donde la estrella absoluta era Usain Bolt.

Resulta que el único deportista que desfiló en la ceremonia inaugural (a su lado solo habían tres jueces)… era un defensor central que acreditó en el Campeonato Mundial de Beijing una marca de 11,72 segundos, cuando el récord del mundo se encontraba en 9,58. Sobra decir que era el abanderado. Fue su única experiencia en pista antes de la cita, ya que en los Juegos del Pacífico de ese mismo año fue descalificado por una salida en falso. Vaya.

También está el caso de Okilani Tinilau, que compitió en Beijing 2008 (donde debutaba su país en citas olímpicas) también en los 100 metros. Mencionar que también consiguió sendas medallas de bronce en Salto Triple y Salto Largo en Campeonatos continentales. Él jugaba de extremo y estuvo presente, al igual que Timuani, en la convocatoria de Tuvalu para el Mundial que organizó CONIFA el año pasado. Tras esa competencia anotó par de goles en la goleada que su equipo le propinó a Islas de Chagos en un partido amistoso.

Es más, Chris Deeley revela en su libro ‘Forgotten Nations: The Incredible Stories of the Football in the Shadowsque el 28,5% de todos los olímpicos que ha tenido Tuvalu en su historia participaron en la derrota 3-1 ante Matabelelandia, correspondiente a la Copa Mundial 2018 de CONIFA. Timuani marcó aquel día el tanto del honor.

El país se hizo internacionalmente famoso por ser el primer propenso a desaparecer por culpa de la crecida de los océanos a causa del cambio climático. También salió en las noticias cuando cedió su nombre de dominio de internet .tv a una empresa estadounidense por 50 millones de dólares en 12 años. El gobierno recibe un millón de dólares cada 3 meses y posee el 20% de la empresa que gestiona el dominio. Una locura.

Pese a que sus jugadores entrenan en un aeropuerto. Pese a que nunca han enviado correctamente la petición formal de afiliación a la FIFA. Pese a no contar con un terreno de juego en condiciones. Pese a que su selección nunca ha podido jugar en casa. El fútbol, no lo olviden, siempre da pelea y sigue luchando para que el agua no los tape… como el país entero.

Tags: , , ,
Juan Zavala
Venezolano del 96. Literatura, geopolítica y deportes. Contando aquellas historias que tanto nos apasionan desde otro punto de vista.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: