sábado, 19 septiembre, 2020
Banner Top

1891: Nace el baloncesto. Desde entonces las reglas del juego han ido evolucionando hasta llegar a lo que conocemos ahora. Es un deporte que tiene mucha historia por contar. Parte de ella es la fundación de su rama femenina, creada casi al mismo tiempo que la masculina. Su primer partido data de 1893.

En marzo de ese año, una profesora de educación física llamada Senda Bereson comenzó con la práctica de este juego. Ella ya tenía conocimiento de las reglas impuestas por James Naismith en 1891 y las adaptó a las características y capacidades físicas de las jugadoras. Ese primer partido fue entre estudiantes y el encuentro tuvo la asistencia de 800 personas, entre las cuales había un solo hombre, pues el centro educativo era únicamente de mujeres. Años más tarde se jugaría el primer partido de baloncesto femenino universitario en California.

Más tarde, en 1895, se publican las reglas oficiales del basketball femenino. La cancha estaba dividida según las jugadoras que estaban en el terreno de juego, y las zonas dependían del número de jugadoras, únicamente podían ser 11 o 7. Cada una de ellas tenía seis segundos en los que podía tener bajo su posesión la pelota. Además, solamente podían correr si el balón estaba en el aire.

Cada vez que alguien encestaba había que cambiar de lado para combinar los roles de defensa y ataque en cada equipo, pero también para poder hacer efectivos los tiros, que debían ser ejecutados con una mano, pues si había un pase o tiro de dos manos las jugadoras eran sancionadas.

Así es como dio inicio uno de los deportes más populares del país de las barras y las estrellas, uno de esos juegos que tantas glorias les ha regalado. Con el paso del tiempo, las reglas fueron evolucionando y el juego fue cambiando; En la actualidad se usan las mismas reglas del baloncesto masculino, a excepción de algunas como la del tiempo que se juega en cada cuarto.

 

Viajando en el tiempo

Tras un pequeño resumen para entrar en contexto nos adelantamos y llegamos a la época de los 90´. Para esas fechas este deporte ya había pasado por numerosas reestructuraciones, sus reglas eran cada vez más amigables y ya era bastante normal ver mujeres practicándolo; pues lo jugaban siempre, a nivel colegial y universitario, y se buscaba crear una liga profesional.

En 1992 se creó la Women’s Basketball Association (WBA), la primera liga de baloncesto profesional femenina. Se jugaron 15 partidos que fueron transmitidos en TV. Esta liga también tuvo un All Stars Game, también transmitido por TV. Se tenía pensado extender la cantidad de equipos que jugaban en ella, pero solo duró tres temporadas en las que finalmente no se pudo lograr el objetivo planteado y la competencia se disolvió antes del inicio de la cuarta temporada.

También puedes leer:   Texas Western del 66: el baloncesto como ventana de la evolución de los derechos civiles en Estados Unidos

La cadena Fox había adquirido los derechos televisivos de la liga y, además, compró al canal que en un inicio transmitió estos partidos (Liberty Sports) venciendo todos los derechos de franquicia una vez cerrada la liga. A pesar de haberse jugado únicamente tres temporadas, la WBA tuvo bastante éxito como liga de verano, pues era la primera liga femenina profesional de baloncesto.

 

1996

Tras la disolución de la WBA, en 1996 aún existían planes de formar una liga en la que las mujeres pudieran desarrollarse profesionalmente en el baloncesto, el problema era cómo hacer para que esto fuera una constante y no se disolviera con los años, sino se hiciera cada vez más fuerte.

La solución a ese problema llegó cuando en ese año se crea la Women’s National Basketball Asociation, más bien conocida como la WNBA. Se convirtió de manera oficial en la liga profesional de baloncesto femenina en los Estados Unidos y 24 años después sigue vigente. El secreto del éxito de este torneo radica en que fue abalada por la junta de gobernadores de la NBA. Su nacimiento fue el 24 de abril de 1996, pero comenzó a jugarse un año después de haber sido fundada.

En un inicio todos los equipos eran parte de franquicias de la liga masculina de baloncesto, por esa razón algunos de ellos jugaban en el mismo estadio, algo que hasta la fecha es algo que se mantiene. Son pocos los equipos ahora que son totalmente independientes de la NBA, algo que ayuda a la liga femenina, pues a pesar de ser “hermana” de la liga masculina, es importante que tenga franquicias independientes para su crecimiento.

La primera edición tuvo una participación de ocho equipos: Charlotte Sting, Cleveland Rockers, Houston Comets, Los Angeles Sparks, New York Liberty, Phoenix Mercury, Sacramento Monarchs y Utah Starzz.

El formato de competición era el mismo entre ambas ligas, pero con fechas diferentes para evitar conflictos a la hora de compartir la utilización de los estadios. Entre mayo y agosto se juega la temporada regular y en septiembre dan inicio los playoffs, siendo así algo opuesto a la NBA.

Cabe mencionar que, al crearse la WNBA, había otra liga simultánea que tenía la misma finalidad, por lo que en las primeras temporadas el protagonismo fue compartido, pero la única que adquirió el poder necesario para tener constancia fue la liga que contó con el apoyo de la máxima competencia masculina. 

También puedes leer:   El día en que la Argentina fue dorada por partida doble

 

We got next

21/6/97: El 21 de junio de 1997 pasó a ser un día histórico para la historia del baloncesto en Estados Unidos, pues fue cuando se jugó el primer partido de la WNBA. Los equipos encargados de inaugurar todo fueron los New York Liberty y Los Angeles Sparks, dos franquicias que siguen activas hasta la fecha. Se jugó en casa de las angelinas ante 14.000 personas y el juego televisado por NBC.

El escenario no podía ser mejor y todo estaba listo para mostrarle al mundo de lo que ellas eran capaces de hacer. “Todo fue como una fiesta de presentación gigante para una nueva liga”, dijo Welts al sitio de la NBA. “Esperamos que fuese un símbolo del cambio que estaba ocurriendo en nuestra sociedad, ya que se relaciona con el papel de las mujeres y las oportunidades para ellas” .

 

 

Aquel día fue histórico, pues en los libros quedó el nombre de Penny Toler, quien era jugadora de las LA Sparks y anotó la primera canasta. Pero el primer partido lo ganó Nueva York con un marcador de 67-57. Todo lo que sucedió ese día era un logro y se veía como una fiesta, ya que era apenas el inicio de algo que con el paso del tiempo solo podía mejorar. “No lo sabía en ese momento. Pero mirando hacia atrás, es un honor que me encanta tener. Solo puede haber una primera canasta”, dijo Toler a ESPN en 2016.

 

 

Escribiendo la historia

Después del primer partido, todo siguió como estaba estipulado y los récords no tardaron en comenzar a llegar. Las Utah Starzz se convirtieron en el primer equipo en superar los 100 puntos y una de las protagonistas del primer partido serían testigo de este acontecimiento.

La fase final de la liga se disputó a partido único y con la temporada regular acabando, había dos equipos que eran las claras dominadoras de la liga: NY Liberty y Houston Comets fueron las primeras franquicias en llegar a disputar la final. La ganaría el equipo de Texas con un marcador 65 a 51 y así se convertirían en las primeras campeonas de la historia de la WNBA.

Cinthya Cooper fue nombrada la primer MVP de una final, ya que en ese partido tuvo un total de 25 puntos en la final, a tono con los números mostrados durante la temporada, un promedio de 22 puntos, cuatro rebotes y cuatro asistencias.

También puedes leer:   La primera Generación Dorada del baloncesto argentino

 

 

De la mano de ella, las Houston Comets consiguieron el primero de cuatro títulos consecutivos para la franquicia de la WNBA, que se enfrentó en tres ocasiones de esas al mismo rival, las NY Liberty. A pesar de ser un equipo desaparecido, Houston mantiene el récord de campeonatos ganados con cuatro hasta la fecha. Quienes podrían arrebatarle tal honor serían Sparks, Lynx, Storm y Mercury, que actualmente cuentan con tres títulos en sus vitrinas.

Hasta la fecha se han jugado 24 temporadas y ha habido un total de 17 equipos. Son pocos los que aún siguen activos tras haber sido parte de la creación de esta liga, tal es el caso de Liberty y Sparks. Las Comets, Rockers, Miracle, Shock o Starzz, fundadoras de la liga en su momento, ya han desaparecido.

Actualmente, la WNBA es una de las ligas femeninas profesionales más consolidadas y de la que muchos deportes y países han tomado ejemplo para formalizar a sus respectivas ramas femeninas. Esto es algo que con el paso del tiempo crece más y más y para ello ha sido importante el apoyo de estrellas de la NBA como Kobe Bryant, quien fuese una especie de “padrino” para esta liga, pues creía bastante en su potencial y veía en un futuro una oportunidad de algo en lo que su hija y muchas niñas más se pudieran desarrollar.

Derek Fisher, histórico base de Los Angeles Lakers y Bill Laimbeer, peso pesado de los Bad Boys de Detroit, son otros de los ex jugadores que han creído en este proyecto al punto que actualmente son entrenadores en la liga. Como ellos, hay muchos jugadores y ex jugadores que de distintas maneras muestran su apoyo a las chicas.

La WNBA inició como un sueño, con varios intentos fallidos, pero el mérito queda para quienes siempre creyeron en esto fue nunca desistir de la idea de hacer algo grande. Como dice una canción: If I can see it, I can do it.

Fuentes:  NBA, WNBA, Yahoo Sports, Britannica, Women´s History 

 

 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.

 

Tags: , , , , , , , ,
Yolanda Aguilar

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

The BreakerLetter

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Wing, el espíritu del fútbol

Mis Marcadores

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Archivo