viernes, 30 julio, 2021
Banner Top

¿Cómo se puede definir un equipo de época? Esto, en el fútbol, es muy complicado, ya que genera muchas opiniones. ¿Un equipo que marca época es aquel que gana muchos títulos en un período de tiempo? Puede ser. Otra tendencia es pensar que dicho equipo es recordado como de época porque logra influenciar a otros por su modelo de juego, también es aceptable. Pero si hay algo que no genera dudas es que podemos hablar de un equipo de época cuando ambas corrientes de opinión convergen en el mismo conjunto. Además, si este equipo es un club de la magnitud del FC Barcelona, considerado el ejército desarmado de Cataluña, y es liderado por un entrenador como Johan Cruyff, pues innegables son los argumentos. Respuesta: si, el “Dream Team” del FC Barcelona entre 1988 y 1996 es catalogado de época. 

El viaje del “Dream Team” empezó en 1988. Pero antes de irnos al inicio de ese viaje, vamos más atrás en el tiempo. A finales de los años 80 el FC Barcelona vivía momentos duros, turbulentos. La atmósfera del club aún estaba cargada de depresión desde la derrota en la final de la Copa de Europa en 1986 ante un desconocido Steaua de Bucarest. Aún golpeados por aquello, en 1988 se produjo el conocido motín del Hesperia, dónde la plantilla y el entrenador Luis Aragonés se enfrentaron a la directiva por diferencias en los contratos, derivado en la definición de conceptos en derechos de imagen. Fue la excusa perfecta para que Josep Lluís Núñez, presidente del Club, con una imagen muy cuestionada, buscara dar vuelta a la tortilla ante aquel caos. 

El horizonte del club presentaba un futuro poco favorable a la reelección de Núñez para las elecciones de 1989. El presidente Núñez tomó una decisión maquiavélica, pero muy inteligente: ofreció el puesto de entrenador del primer equipo al holandés Johan Cruyff, santo y seña del Barcelonismo, para la temporada 88-89. Vale destacar que el holandés era la carta de la oposición en el banquillo para aquel proceso del 89. El resto es historia. 

  

  

El regreso de Cruyff 

Johan Cruyff venía de tener cierto éxito en el Ajax de Ámsterdam, donde ganó dos Copas y una Recopa, todo esto sin tener carné de entrenador. Sin embargo, la figura del ex delantero de la “Naranja Mecánica” era innegable. “Conozco el Club y no quiero que la historia se repita. Si queremos cambiar las cosas, hay que cambiar la historia”, diría a su llegada al FC Barcelona. 

La revolución de Cruyff empezó a todo tren. La plantilla tuvo un cambio notorio, 15 jugadores dejaron el club azulgrana y arribaron 16. Jugadores de la talla de López Rekarte, Bakero, Beguiristáin, Salinas, Eusebio, Soler y Valverde llegaron a Barcelona para disposición del holandés. Además, se afianzaron en el primer equipo desde de La Masía, cantera del club, jugadores como Milla, Amor y posteriormente un tal Pep Guardiola. 

En el Barça de Cruyff se impusieron cambios tácticos que, a primera vista, no fueron bien vistos por la masa conservadora “Culé”. Se implantó un sistema con menos defensas, se dispuso ampliar el campo por las bandas con extremos bien abiertos y en el mediocampo, interiores con talento y toque en vez de músculo. Adicionalmente, en los entrenamientos se hacía hincapié en los rondos y los porteros, quienes tenían más responsabilidad en la salida del balón. Todo esto con la idea de afianzar el juego de posesión y mejorar la búsqueda de un pase claro que beneficiara el ataque. En España -y en especial en Cataluña- se preguntaban si toda esta revolución tendría éxito en una Liga dónde la “furia” era la idea de superioridad más común. 

 

 

 

Inicio con dudas 

En la temporada 88-89, la primera de Cruyff en el Barça, el equipo ganó la Recopa, pero la Liga española seguía siendo esquiva. El Real Madrid de la “Quinta del Buitre” opacó el inicio del proyecto del holandés. Las ideas novedosas de Cruyff tardaron en surtir efectos claros, específicamente dos años. La desesperación e incertidumbre rondaban la mente de los directivos azulgranas, históricamente poco pacientes. Nueve entrenadores en diez años habían estado en el banquillo del FC Barcelona antes de la llegada de Johan. 

Un año después, en 1990, el equipo azulgrana ganó la final de la Copa del Rey 2-0, con goles de Amor y Salinas al Real Madrid en el estadio Mestalla en Valencia. A pesar de que el Madrid repitió el título de Liga en la temporada 89-90, el Barça de Cruyff pudo desquitarse directamente ante el equipo de la capital española. No fue un título cualquiera, en Liga no convencían del todo, con derrotas de más de la cuenta. Gracias a esa victoria, el “Dream Team” inició su curso definitivo a una etapa gloriosa y el Cruyffismo, comenzó a tener creyentes. El muy criticado sistema 3-4-3 diseñado por el técnico tomaba muchos riesgos, ponía de los nervios a más de un Culé. “En la final del 90 ante el Madrid nos demostramos que podíamos ser un equipo ganador, comenzamos a creer en nosotros“, recuerda Amor. 

Antes del inicio de la temporada 90-91, el Barça de Cruyff se reforzó con Goikoetxea y el búlgaro Stoichkov, delantero que se convertiría en verdadero crack. Este último se unió a los ya talentosos Koeman (holandés) y Laudrup (danés) para completar el cupo de extranjeros. Aún eran días previos a la “Ley Bosman”. 

Cruyff tenía una solidez en la plantilla que afianzaba el juego desde la defensa hasta el ataque. La elaboración y la salida con balón empezaba desde atrás con Zubizarreta, portero confiable y hábil con los pies. Koeman, en la defensa férrea y pases dirigidos como con un radar, aunado a su potente disparo, que hacía que toda jugada a balón parado pasara por sus pies. 

Un muy joven Guardiola era pilar en el mediocampo con una visión excepcional, que le permitía distribuir juego y quitar balones, a pesar de no ser ni muy rápido ni muy físico. El juego por las bandas pasaba por el eléctrico Stoichkov y la magia de Laudrup, que también tenía una alta efectividad en remate. Adicionalmente en la columna vertebral del equipo estaba Bakero, uno de los primeros “falso nueve” modernos, que se movía por todo el campo. Cruyff fue el primer entrenador, desde épocas de la Hungría de oro en los años 50, en usar tal “falso nueve” y sin jugar con un nueve puro en varias ocasiones. 

Desde la temporada 90-91 hasta la temporada 93-94, el “Dream Team” del FC Barcelona ganó cuatro Ligas seguidas. De esas cuatro Ligas, tres las ganó en la ultima jornada. Las más recordadas quizás sean las conseguidas en las temporadas 91-92 y 92-93, donde el Real Madrid perdió en Tenerife y permitió a los culés alcanzar esos títulos. 

En la temporada 93-94, el famoso penal fallado por Djukic del Deportivo La Coruña ante el Valencia CF, dejó en bandeja de plata al Barça el título. También el destino estaba del lado azulgrana, acostumbrados a jornadas catastróficas en momentos claves. Hasta esa mentalidad cambió Cruyff en Can Barça. En esa misma Liga 93-94, el “Dream Team” se dio el lujo de vapulear 5-0 al Real Madrid, con la recordada “cola de vaca” de Romario, que había llegado esa temporada al club culé. 

 

 

  

Salid y Disfrutad 

Primera Copa de Europa en Wembley. En la temporada 91-92, el Barça regresaba a la competición que tanto se le había hecho esquiva, la Copa de Europa. Derrotas inesperadas en 1961 ante el Benfica portugués en Berna y la mencionada en 1986 ante al Steaua rumano en Sevilla hacían de la competición europea una obsesión para todo el barcelonismo. El “Dream Team” eliminó sin sobresaltos al equipo alemán Hansa Rostock en primera ronda. En octavos de final, el equipo dirigido por Cruyff eliminó al complicado Kaiserslautern alemán, luego de que los teutones remontaran en la vuelta un 2-0 a favor del Barça conseguido en la ida. Al final, un gol agónico del vasco Bakero en el último minuto de juego, dio el pase a la siguiente fase. 

En la fase de grupo de cuartos de final, el “Dream Team” de Cruyff despachó al Dinamo de Kiev ucraniano, al Sparta de Praga checo y al Benfica para alcanzar la tercera final en la historia del club. El mítico estadio de Wembley fue la sede de la final, el 20 de Mayo de 1992. El rival: la Sampdoria italiana. 

Antes de saltar al campo el Dream Team, Johan Cruyff no dio mayores directrices técnicas a sus futbolistas azulgranas, estaba vez vestidos de naranja. “Salid y disfrutad”. Alto y claro como se caracterizaba el holandés, fue la arenga que aún perdura en la mente de los 11 elegidos. Aunque no todo fue tan fluido como esperaban muchos. 

Minuto 111, falta cercana al área, Stoichkov la toca para Bakero, éste la para en seco para dejársela a Koeman, que a su vez envía un misil imposible de atajar para el portero rival, Pagliuca. Estalló de júbilo Barcelona y toda Cataluña al ver al rubio Koeman correr como loco en la celebración. El equipo al fin había cumplido el sueño anhelado por el club y todos los culés. 

 

 

  

Fin de una época 

En la temporada 93-94, a pesar de la Liga conseguida, llegó el principio del fin del “Dream Team” del FC Barcelona dirigido por Johan Cruyff. El equipo llegó a otra final de la Copa de Europa en Atenas, ante el poderoso Milan italiano dirigido por Fabio Capello. Todo el juego vertiginoso y vistoso demostrado por el equipo de Cruyff así como los partidos épicos en la ruta a la final tales como la remontada ante el Dinamo de Kiev ucraniano hacían presagiar una victoria azulgrana. 

En el Estadio Olímpico de Atenas, el equipo culé fue triturado por un 4-0 propinado por el equipo italiano. Un doblete de Massaro en el primer tiempo y goles de Savicevic y Desailly sellaron el triunfo rojinegro, que fue la bomba contrarreloj que dinamitó todo el proceso de Cruyff. 

Después de la derrota en Atenas, Cruyff sabía que debía renovar el equipo. La directiva también quería renovar la plantilla y uno evidente por donde empezar era Laudrup, que se había quedado fuera del equipo titular en aquella final. En la rampa de salida, acompañaron al danés tipos como Zubizarreta, Goikoetxea y Salinas. El recambio en nombres como Lopetegui y Hagi, nunca cuajaron como lo esperado. 

La temporada 94-95 fue un desastre en Can Barça. El equipo terminó cuarto en Liga, además de recibir un 0-5 ante un gran Madrid en el Bernabéu. Fue el detonante para que saliera otro pilar del club, Romario, que se quedó en el banquillo de inicio y jugó pocos minutos en su último partido como azulgrana. En Europa quedaron eliminados en cuartos ante el PSG francés. 

La última temporada de Cruyff, la 95-96, fue más de lo mismo de la temporada anterior. Siguió la salida de pesos pesados del club como Koeman, Stoichkov o Beguiristáin. Jugadores como Prosinecki y Kodro trataron de llenar ese vacío, pero todo quedó en aspiraciones del cuerpo técnico. Otra derrota clave, en este caso en la final de Copa ante el Atlético y un tercer puesto liguero fueron detonantes para que la directiva echara a Cruyff una jornada antes de culminar aquella temporada. 

Johan Cruyff dejó un palmarés al frente del Barca de 11 títulos. 4 Ligas, 1 Recopa, 1 Supercopa de Europa, 1 Copa del Rey, 3 Supercopas de España y 1 Copa de Europa. Números muy atractivos a la vista del exigente fanático culé y seguidores del fútbol. Pero realmente el legado del Dream Team no fueron las copas, fue el cultivar y asentar en toda la estructura del club una corriente de juego que se mantiene hasta la actualidad. 

En la cantera del Barça, en La Masía se imparte las ideas traídas por Cruyff en todas sus categorías, como el juego de posesión, salir con el balón desde atrás y sobre todo, disfrutar del juego como la vida. 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 36 times, 9 visits today)
También puedes leer:   El Paris Saint-Germain ante su horizonte
Tags: , , , , , , , , , , ,
Venezolano en Madrid. Ingeniero. Veo con mirada analítica cualquier partido o evento deportivo. Me gusta hablar con cualquiera que mire el deporte más allá de los resultados, de ahí salen buenas historias para contar.

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores