viernes, 10 septiembre, 2021
Banner Top

Cuatro años después del Mundial de México 1986, Argentina y Alemania se volvían a encontrar en la final del torneo. Esta vez la sede del partido fue el Olímpico de Roma. Más de 70 mil hinchas vieron como el seleccionado germano se consagraba campeón por tercera vez en un encuentro que terminó con una jugada polémica, que aún en la actualidad sigue siendo recordada.

En aquel mundial, el conjunto alemán contaba con enormes futbolistas, como Pierre Littbarski, Lothar Matthäus y Jürgen Klinsmann, entre otros. Por esta razón llegaban, junto con Italia, como el gran candidato a llegar a la final y a llevarse el título. El equipo dirigido por Franz Beckenbauer no decepcionó con las expectativas: superó con facilidad su zona tras golear a Yugoslavia y a Emiratos Árabes Unidos y empatar con Colombia y luego eliminó a Países Bajos, en octavos de final, a Checoslovaquia en cuartos y a Inglaterra por penales.

Mientras, Argentina no venía con un buen nivel futbolístico. El último campeón del mundo debutó en el torneo con una derrota por 1-0 ante Camerún. Esta derrota fue tan dura para la Albiceleste que incluso Bilardo llegó a decir en el vestuario: ¨Si quedamos afuera en Primera Ronda, que se caiga el avión¨. Luego de aquel partido, el equipo se recuperó derrotando 2-0 a la Unión Soviética y clasificó a los octavos de final, como uno de los mejores terceros, tras empatar con Rumania.

Aquella sufrida clasificación a los octavos de final dejó varios puntos negativos a la Argentina. No solo el equipo no estaba jugando bien, sino también la lesión en el tobillo de Maradona durante el encuentro ante Rumania, que hizo que se infiltrara para jugar lo que quedaba del torneo.

A la Albiceleste le tocó enfrentar a Brasil en octavos de final. Durante el primer tiempo, la Verdeamarelha fue completamente superior en el juego y creó varias situaciones de gol. Pero en los segundos 45 minutos, el equipo de Bilardo logró eliminar milagrosamente a los cariocas gracias a un gol de Claudio Caniggia, quien amagó a Taffarel tras recibir una gran asistencia de Maradona.

También puedes leer:   1916: El año que cambió la historia del fútbol en América

 

 

En Cuartos de Final y Semifinales, apareció la gran figura de Argentina en aquel torneo: Sergio Goycochea. El ex arquero de River Plate, que comenzó siendo suplente de Nery Pumpido, fue clave para que la Albiceleste eliminara a Yugoslavia y a Italia en penales. Durante el enfrentamiento ante el país socialista, Goyco le atajó desde el punto de penal a Branko Brnović y Faruk Hadžibegić y unos días después, hizo lo mismo con Roberto Donadoni y Aldo Serena.

Cuatro años después de la consagración de la Argentina de Maradona en México, la Albiceleste y Alemania se volvían a encontrar en la final de un mundial. Esta vez la sede fue Roma. Los europeos llegaron a la final con bastante tranquilidad, mientras que los sudamericanos, con sufrimiento y mucho esfuerzo.

Durante gran parte del torneo, los italianos mantuvieron un recibimiento hostil con la Argentina. Excepto en una ciudad: Nápoles. Allí Maradona se convirtió en Dios al agarrar un equipo pequeño del sur de Italia y desafiar a los grandes del norte (Juventus, Milán, etc) sacándolo campeón en dos oportunidades de la Serie A. Esto agravó el conflicto entre los dos polos de la península itálica. A partir de esto en Roma, los tanos aún enojados con la eliminación de su selección silbaron el himno argentino, lo que provocó el enfado del Diego, quien reaccionó con un famoso insulto mientras la cámara pasaba a su lado.

Para aquel partido, la Argentina llegaba con importantes bajas. Varios futbolistas estaban suspendidos, como Olarticoechea, Caniggia, Checho Batista y Ricardo Giusti. Incluso algunos jugadores presentes en el encuentro no llegaban al 100% en su forma física, como Maradona, Ruggeri y Burruchaga.

El encuentro estuvo caracterizado por la polémica y el marcaje de Guido Buchwald a Maradona. Durante el primer tiempo, el trámite fue parejo, pero con Alemania disfrutando de las mejores situaciones. Ya en los segundos 45 minutos, el seleccionado europeo dominó totalmente el encuentro y creó varias ocasiones de gol.

También puedes leer:   Y Messi siempre está

Promediando el segundo tiempo apareció una de las dos grandes polémicas del partido. Luego de un despeje de un córner, Lothar Matthäus derribó dentro del área a Gabriel Calderón y el árbitro mexicano Edgardo Codesal no cobró penal.

Sobre el final de los 90 minutos, cuando el encuentro seguía 0-0 y todo parecía que el partido se iba al tiempo extra, Matthäus le dió un gran pase al delantero Rudi Völler, este ingresó al área y cayó al cruzarse con Roberto Sensini y al observar esta jugada. El árbitro Codesal no dudó y cobró penal. Todos los futbolistas argentinos se le acercaron y lo empujaron para protestar, pero el réferi méxicano se mantuvo en su decisión y Andreas Brehme se hizo cargo de la ejecución. El defensor nacido en Hamburgo no falló. La cruzó al palo derecho de Goycochea y le dió el tercer título mundial a su selección.

 

 

 

Varias décadas después, la polémica sigue presente en esta final. Previo al Argentina vs Alemania en Brasil 2014, el sitio web MedioTiempo de México entrevistó a Codesal y el ex árbitro recordó el penal cobrado para Alemania y reafirmó su decisión: ̈Hubo cosas que no se hablaron en aquel momento. Muchos se fijan en la parte de abajo, en la que la pierna de Sensini quiere disputar el balón pero no llega, y no que con el antebrazo se apoya sobre el jugador alemán (Völler) y lo hace caer¨.

Las polémicas de aquel partido también siguen siendo discutidas por los propios futbolistas. En mayo del 2020, el mediocampista argentino Gabriel Calderón, quien ingreso en el segundo tiempo en aquella final, le reclamó al árbitro méxicano por Twitter: “Codesal, sé honesto por favor. A los 78 minutos, cuando el partido iba 0-0, Lothar Matthäus me hizo un penal clarísimo. Me arrastró el pie y caí en el área¨. Un mes después, Lothar Matthäus le contestó en una entrevista al Diario La Nación: “¿Un penal sobre Calderón? ¿Quién, yo? ¿En serio? No lo recuerdo. ¿De verdad? Si la Argentina no nos atacó. ¿Cómo pudieron tener un penal si nunca pisaron el área?“. En ese reportaje, el ex volante del Inter de Milán dió su opinión sobre la falta dentro del área de Sensini a Völler: “Yo estaba muy bien ubicado. Veo que hay un contacto, pero para mí no fue suficiente para cobrar penal“.

También puedes leer:   La hazaña que se hace esperar

Aquel título mundial fue muy especial para los germanos. Fue el último antes de la reunificación de las dos Alemanias, la Occidental Capitalista y la Oriental Socialista, luego de la caída del Muro de Berlín. En cambio, para la Argentina fue el comienzo del final de una generación. Bilardo dejaría de ser el entrenador y sería reemplazado por Basile, y Maradona renunció a la Selección, aunque tiempo más tarde jugaría la Copa Artemio Franchi y el Mundial de Estados Unidos 1994. Además, aquel enfrentamiento fue la última final del torneo de fútbol más importante para la Argentina hasta la de Brasil 2014, cuando vuelvió a perder por 1-0 ante Alemania.

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 44 times, 6 visits today)
Tags: , , ,

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores