miércoles, 2 diciembre, 2020
Banner Top

 

A lo lejos se escuchan golpes. Uno, dos, uno, dos. La pared vibra, la bolsa de arena se mueve de manera descontrolada. El ruido es cada vez más intenso, duro. Pero, de repente, todo se detiene. Silencio. Ahora se escucha un breve llanto y mucho, pero mucho enojo. Él lo sabe, se acaba de lesionar la mano derecha y eso, seguramente, le impida salir campeón nacional juvenil, su gran sueño desde que le dijeron que podía ser una leyenda en el deporte de los guantes. Había muchas esperanzas puestas en él y ahora sentía que les podía fallar. Pero se secó las lágrimas y decidió ir a por todas. Gane o pierda, les iba a dejar bien en claro que no iba a ser un contrincante sencillo.


La ciudad de Guantánamo, en Cuba, no solo es recordada en el imaginario social por sus paradisíacas playas o por los horrores vividos en la cárcel de alta seguridad que poseen allí los estadounidenses. En ese lugar nació (un 22 de septiembre de 1967) uno de los boxeadores más grandes de todos los tiempos, Félix Savón Fabré.

Al igual que pasó con otras figuras como Javier Sotomayor, Savón se benefició de las políticas deportivas de estado para sumergirse en un nuevo mundo. Tras haber hecho en sus primeros años atletismo, comenzaría a interesarse en el remo, aunque con su entrada a la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE) se volcaría al boxeo, luego de que un entrenador, al ver su altura, pegada y corpulencia, decidiera que esa era la persona que estaba buscando para convertir en el sucesor de Teófilo Stevenson, el gran mito de los guantes en Cuba. Al boxeo caigo por necesidad, porque quería entrar a la EIDE. Entonces, un día llegó el profesor de boxeo preguntando quién quería practicarlo, y levanté la mano enseguida. Dijo: Pulpo, baja la mano y guarda las teclas del piano antes de que se le caigan. Me preguntó si quería, y yo no lo dejé ni hablar” narró para Cuba Debate.

Los inicios del joven fueron lentos, perdiendo varias de sus primeras peleas. Pero lo peor fue su lesión en la mano, producto de golpear las paredes o las bolsas de boxeo, ya que se decía que así las había curtido el propio Teófilo. Sin embargo, y pese a esto, logró llegar hasta las semifinales del torneo nacional juvenil y de los Juegos Nacionales de la Amistad. Ya nadie le iba a quitar los ojos de encima a aquel muchacho moreno. Tenía las agallas de un verdadero campeón.

Alcides Sagarra, uno de los mejores entrenadores del mundo en boxeo y maestro de grandes medallistas olímpicos, decidió confiar en Savón promoviéndolo a la corta edad de 17 años para que ya se integre al grupo de mayores. Los triunfos en los certámenes juveniles de Alemania Democrática y en los Juegos Centroamericanos y del Caribe le dieron el impulso que necesitaba para demostrar que él no era uno más del montón. Dos años después, el propio Sagarra se encargaría de tomarlo bajo su tutela personal, iniciando una alianza que se llenaría de gloria.

En una entrevista al medio EF Deportes, el entrenador contó como es el trabajo que realizan para generar una verdadera escuela de campeones: “El estilo de trabajo de la Escuela Cubana de Boxeo se caracteriza por una combinación de los principios pedagógicos, culturales y revolucionario, donde las proyecciones sociales de nuestro país se insertan armónicamente, como es la batalla de idea que hoy desarrollamos y que nuestros boxeadores asumen con carácter participativo, además se combinan los principios del entrenamiento deportivo con las características somatotipicas del boxeador para reorientar los estilos preferente de combate. Además, mientras más próxima está la competencia principal del cuatrienio, más especializada es la preparación para lograr un estado ‘acabado’ de la forma deportiva del atleta. La tendencia del incremento porcentual del volumen de la carga de entrenamiento, ofrecer una idea más exacta del comportamiento de la alternancia del volumen e intensidad con los restantes medios del entrenamiento”. Savón, gracias a esto, se convertiría en una verdadera máquina de ganar.

 

Barcelona, el gran objetivo

Félix logró ganar por primera vez el certamen nacional en 1985, mismo que defendió con éxito durante los siguientes once años. Y eso que no lo tenía fácil: Juan Carlos Delís Cause, Freddy Rojas, Roberto Balado, Aurelio Toyo Pérez y Noel Pérez fueron solo alguno de los grandes rivales nacionales que tuvo. De hecho, el primero logró la hazaña de derrotarlo hasta en dos ocasiones siendo, tal vez, el boxeador más fuerte ante el que se enfrentó. A su vez, ese mismo año también se alzó con el Campeonato Mundial Juvenil en Hungría.

También puedes leer:   90 de los 90: Alexander Popov, el hombre que volaba en el agua

Savón no se conformaría con esto, sino que buscaría más: en 1986 logró por primera vez el Campeonato Mundial Amateur en los Estados Unidos (venciendo a Arnold Vanderlijde) y un año más tarde obtuvo su primer oro en los Juegos Panamericanos, los cuales se disputaron también en tierras norteamericanas (Indianápolis). Allí derrotó al futuro campeón de la OMB en semifinales, el local Michael Bentt, quien años más tarde diría que los boxeadores cubanos huelen el miedo en sus opositores. Si pueden intimidarte, te tienen. Ellos arrollan psicológicamente a los chicos”. Dato de color: Bentt, para alcanzar el cetro mundial, derrotó a Tommy Morrison, mejor conocido como Tommy Gunn en Rocky V.

Por supuesto, siempre circuló en el ambiente el tema de que, por lo general, los boxeadores amateurs de países como los Estados Unidos saltan prontamente al profesionalismo, haciendo que los experimentados cubanos se enfrenten muchas veces contra rivales de 18 o 20 años. Pero aquí también entra otra cuestión: ¿Para qué boxear? En el caso de nuestro protagonista, lo tenía muy claro: “El dinero no me interesa, porque no lo es todo en la vida. Me gusta, no lo niego, pero más me satisface boxear para representar a mi país, a mi patria y a mis hijos. A veces los que ceden a estas ofertas se hacen millonarios, pero no son felices y nunca lo serán, porque viven lejos de su casa, de su país y no tienen a nadie que los ame. Yo, en Cuba, soy millonario de amor.”

Savón pudo buscar su primera medalla olímpica en Seúl 1988, pero no llegó a combatir debido a que su país se adhirió al boicot propuesto por Corea del Norte. En los siguientes años se quitaría el enojo por no llegar a competir -él había derrotado esa temporada al que sería campeón olímpico, Ray Mercer-. Mantuvo su cetro como mejor boxeador de Cuba y ganó los Mundiales de 1989 y 1991 y los Juegos Panamericanos de 1991 en La Habana. Era hora de dar el salto mayor.

 

Savón y el oro, una combinación de lujo

Los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 fueron una ocasión de ensueño para el boxeo cubano, que terminó con un glorioso balance de siete oros y dos plateadas. También lo sería para un joven estadounidense con sangre mexicana de 21 años que se convertió en leyenda con el paso de los años, Oscar de la Hoya, quien derrotó al alemán Marco Rudolph para quedarse con la presea dorada en la categoría de hasta 60 kilogramos. De allí, claro está, viene su apodo de Golden Boy. Y, por supuesto, también fue un certamen de ensueño para el protagonista de esta historia.

Savón, en la categoría de peso pesado, debutó en la primera ronda ante el polaco Krysztof Rojek, al que destrozó en apenas dos rounds con una combinación que dejó al europeo sin poder reaccionar. En segunda ronda apareció el germano Bert Teuchiert, a quien derrotó con un cómodo 11-2. No le había hecho falta arriesgar tanto aquí. Sabía que necesitaría de todo su físico para la cita de cuartos de final.

Allí el rival fue el norteamericano Danell Nicholson, quien años más tarde ganaría el título de la IBO (International Boxing Organization), llegando incluso a retar al ucraniano Wladimir Klitschko por el campeonato de la WBA (World Boxing Association). Este había demostrado que tenía el potencial para asustar al cubano; de hecho, llegó a estar arriba en el marcador por 8-6, pero finalmente el caribeño mostró toda su clase para batirlo por 13-11. Tras esta “final anticipada” Savón se presentó fácilmente a la “final verdadera” al vencer al neerlandés Arnold Vanderlyde por un abultado 23-3. Allí, el nigeriano David Izonritei no le ocasionó ningún problema: a fuerza de buenos golpes, movilidad y una defensa extraordinaria logró llevarse su primera medalla de oro tras un impresionante 14-1 al término de la campana definitoria. En una entrevista que le hicieron para Cuba Debate le preguntaron si sentía algún placer al golpear, a lo que Savón respondió: “No, qué va. Ahora sí, cuando me tocan la cara me embrutezco. Me digo: Aquí sobra uno y no soy yo. No recuerdo cuántas veces me tocaron la cara”. Casi nadie en aquellos Juegos podrá decir que pudo golpear la cabeza de un cubano que parecía desvanecerse ante cada golpe.

 

 

El ex entrenador de Vélez y Boca (entre otros clubes) Carlos Bianchi solía repetirle a la prensa que lo difícil no era llegar a la cima, sino mantenerse. Y es que para volver a buscar el logro máximo en el deporte no solo se necesita de concentración: hay que mantener encendido ese fuego que busca incendiarlo todo. Alcides Sagarra entendía bien este gran problema: “La práctica deportiva demuestra que, el período de preparación organizado de manera racional posibilita obtener buenos resultados en una competencia y superarlos gradualmente en otras. Sin embargo, no todos los atletas lo consiguen y, lejos de mejorar, empeoran. Esto conduce al naufragio del deportista. Este fenómeno no solo se manifiesta en las disciplinas individuales sino también en las colectivas. De ahí que sea importante conocer la puesta en óptima condición del atleta de cara a sus compromisos más importantes”.

Sin embargo, Savón no pertenecía al grupo de los que empeoraban, sino que era todo lo contrario: él siempre quería más. Si quería emular a Teófilo Stevenson -por quien sentía un aprecio enorme-, no podía dormirse en los laureles. Y eso lo demostró un año más tarde, cuando consiguió ganar el certamen nacional, el Mundial en Tampere (Finlandia) y los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Ponce (Puerto Rico). Tras este triunfo, intentaron hacerlo luchar ante un boxeador profesional (Evander Holyfield) por el campeonato mundial, aunque este no aceptó el contrato de 10 millones de dólares, alegando que él luchaba para su pueblo y no para agrandar su bolsillo algo que, por supuesto, estuvo mal visto desde la prensa norteamericana, que no perdió la oportunidad para defenestrar al isleño y a sus creencias. La Guerra Fría ya había terminado en casi todo el mundo, aunque Cuba seguía defendiéndose de las garras del capitalismo.

También puedes leer:   90 de los 90: Haile Gebrselassie, el hombre que se sentía vivo al correr

 

Vencer en tierras enemigas

En 1995 continuaron los éxitos para uno de los hijos predilectos de Fidel: el certamen nacional, los Panamericanos de Mar del Plata (Argentina) y el campeonato mundial de Alemania caerían bajo la furia de sus puños. Incluso fue clave en otro triunfo de Cuba ante Estados Unidos, de cara a los Juegos de Atlanta. ¿Alguien podía dudar de la candidatura del guantanamero?

Si bien no hubo tantas medallas doradas como en Barcelona, lo cierto es que en 1996 el boxeo volvió a traerle grandes alegrías al pueblo cubano. Fueron 4 triunfos y 3 subcampeonatos para un total de siete preseas, volviendo a ser líder del medallero general de este deporte por cuarta vez en su historia (1972, 1980, 1992 y 1996), algo impresionante si se tienen en cuenta el comienzo del plan sistemático de captación de talentos y su posterior potenciación de la mano de Sagarra y compañía, además de que en 1984 y 1988 los atletas cubanos no asistieron al magno evento por los distintos boicots a los que se adhirieron.

Savón, pese a ser el campeón reinante, tuvo que iniciar desde la ronda de 32, una antes que varios otros boxeadores, algo que, en la previa, suponía una desventaja.  Sin embargo, este fue el mejor certamen que realizó. El encuentro más complejo lo tuvo justamente en aquella primera instancia, donde se enfrentó al kirguizo Andrey Kurnyavka, ex campeón mundial en la categoría de hasta 75 kilos, aunque había sido en 1989 y siendo todavía considerado un soviético. Tras el primer asalto el cubano se dio cuenta de que no estaba enfrente de un niño temeroso, sino de un adulto sumamente experimentado y que no le iba a facilitar la existencia. Tanto se midieron tras la primera campana que apenas si pudieron sumar un punto cada uno en los últimos 30 segundos del asalto. El segundo comenzó igual, pero Sabón logró conectar un derechazo que fue a parar de lleno a la cara del asiático, que quedó tambaleando. Desde entonces, Kurnyavka se dedicó a evitar el KO, algo que consiguió, ya que al final el pupilo de Sagarra ganaría por 9-3. El que no tuvo la misma suerte fue el sueco Kwamena Turkson, nockeado en el primer round en la siguiente instancia.

En cuartos apareció otro ex soviético, el georgiano Giorgi Kandelaki, uno de los mejores boxeadores europeos del momento (fue campeón europeo en 1993 y ganaría el título mundial en el peso mayor al año siguiente). Pero el 20-4 volvió a dejar en claro las diferencias que había entre el sucesor de Stevenson y el resto de los mortales. Era Hércules luchando ante humanos.

Las semifinales duraron apenas un suspiro. Y es que un certero puño cortó la ceja del alemán Luan Krasniqi (el campeón europeo y que tuvo una aceptable carrera como profesional), obligando al referí a decretar el KOT. La final fue otro trámite sencillo donde derrotó por 20-2 al canadiense nacido en Nigeria David Defiagbon, alguien que, curiosamente, perdió ante cubanos en sus últimas peleas: ante Savón siendo amateur y ante Juan Carlos Gómez como profesional.

Dos Juegos, dos triunfos sumamente contundentes. Quizás si hubiera participado en Seúl hubiera alcanzado ya aquellos míticos tres oros consecutivos que consiguera en su momento Teófilo (1972, 1976 y 1980), pero eso no importaba ya, había que prepararse con todo para Sydney. Sin embargo, a diferencia de Atlanta, el camino no iba a estar lleno de rosas.

También puedes leer:   USA 99: Mia Hamm y los primeros referentes

 

 

No hay dos sin tres

“Yo me conformo con ganar mundiales y olimpíadas. No me interesa el profesionalismo, porque además considero que los boxeadores son explotados y dañados en su salud. Hay demasiada comercialización” manifestó Savón ante un nuevo pedido por parte de la prensa para saber si se pasaría de una vez por todas al profesionalismo. Para el cubano lo más importante eran las medallas y el cariño de la gente, no los cinturones y la dinámica del descarte.

El año 1997 no comenzó bien para Savón, perdiendo de manera sorprendente el campeonato nacional ante uno de sus rivales más enconados, Juan Delis Causse, quien lo terminaría derribando tras un fuerte golpe a la mandíbula. “Salí a ganar mi pelea me preparé muy bien para este encuentro, busqué la victoria con este golpe, pero créanme que me sentí muy mal cuando lo vi inconsciente en la lona, fueron minutos muy largos para mí” expresó un jubiloso pero consternado boxeador, que ganó 204 de las 260 peleas que disputó, pero que no pudo alcanzar cotas más altas por haber nacido justamente en el mismo tiempo que guantanamero. El uzbeko Ruslán Chagaev también lo derrotaría en el mundial de Budapest (Hungría), aunque en este caso la AIBA le quitó el título por comprobar que este había tenido unos combates como profesional. En 1998, el cubano recuperó un poco del terreno perdido venciendo a Causse para reconquistar el certamen isleño, a la vez que se quedó con los Juegos de la Buena Voluntad y con sus cuartos Juegos de Centroamérica y el Caribe.

Los últimos campeonatos de cara a los Juegos Olímpicos fueron sumamente complejos para Félix, ya que apenas si pudo ganar un certamen, perdiendo tanto el campeonato cubano como otros torneos menores, quedándose solo con el Torneo Internacional Giraldo Córdova Cardín. Tenía ya 33 años y las dudas aparecían como nubes negras que tapaban todo el camino: ¿estaba apto para competir en el magno evento? ¿estaría a la altura de la lucha por las medallas? ¿había pasado su tiempo?

Por lo pronto, Savón conquistó el preolímpico, por lo que, pese a todo, tendría su última oportunidad para buscar el triplete. El 21 de septiembre del 2000 comenzó su andadura por tierras australianas, venciendo cómodamente al nigeriano Ojemaye Rasmus. El siguiente cruce fue ante el estadounidense Michael Bennett, el campeón mundial y favorito al oro. Pese a su buen juego de piernas, en ningún momento supo como frenar al toro embravecido de Savón, que supo cuando y como atacar, destrozándolo en el proceso.

 

 

El rival más complejo para el cubano llegó con el nombre del alemán Sebastian Kober en semifinales, que aguantó bien los embates y se mantuvo en combate hasta el final, aunque al final cedió 14-8. Pese a las críticas previas, Félix Savón lo había hecho de nuevo: estaba en la definición y se había asegurado su tercera medalla consecutiva. El ruso Sultan Ibragimov, subcampeón europeo, era la última barrera que se interponía entre él y la gloria eterna. Ibragimov logró tener la ventaja al abrirle un poco el ojo al cubano, pero nuevamente la experiencia y la paciencia terminó siendo más importante que el ímpetu y la juventud. El marcador final fue de 21-13. Era el tercer oro para Savón. Era la eternidad. Hércules, a base de puñetazos, había llegado al Olimpo de los grandes, compartiendo sitio con Stevenson y el húngaro Lazslo Papp (que logró el triplete entre 1948 y 1956 en las categorías de peso mediano ligero y peso mediano).

Savón fue recibido con una ovación impresionante en su casa, siendo considerado incluso como un héroe de la Revolución por Castro. Era lo único que necesitaba para sentirse pleno. Pocos meses después colgaría los guantes, en gran medida producto de tener las manos destrozadas tras tantos años de entrenamientos sumamente exigentes, como aquel que realizaba siendo un niño, golpeando las paredes y las pesadas bolsas de boxeo.

 

Fuentes: Biografías y Vidas, EF Deportes, Ciber Cuba, Cubanos Famosos

 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
Tags: , , , , , ,
Juan Pablo Gatti
Me estaba por retirar del periodismo -no iba a ser una gran pérdida la verdad- pero TLB apareció para salvarme la vida. Escritor de corazón, podcastero amateur y contador de historias por vocación. Orgulloso del equipo que supimos formar y deseoso por seguir creciendo en este mundo tan competitivo.

Related Article

13 Comments

Avatar
common app essay help 02/12/2020 at 09:13

Help in writing an essay https://essayhelpbgs.com essay helpers

Avatar
where can i buy essays online 01/12/2020 at 03:36

Buying essays https://buyessayhelpbtg.com buy cheap essays online

Avatar
business dissertation topics 01/12/2020 at 01:35

Dissertation help services https://dissertationhelpvfh.com/ dissertation online

Avatar
erectile dysfunction 27/11/2020 at 13:59

is erectile dysfunction real
erectile support
cialis without erectile dysfunction

Avatar
buy sildenafil tablets online 20/11/2020 at 18:20

Viagra medicine price https://lightvigra.com/ order viagra online
canada

Avatar
sildenafil best price uk 20/11/2020 at 17:03

Best viagra pills uk https://hopeviagrin.com viagra pharmacy india

Avatar
https://miraclevigra.com 20/11/2020 at 14:50

How can you get viagra miraclevigra.com generic viagra buy
uk

Avatar
mygoviagar.com 20/11/2020 at 08:17

Viagra 50 mg tablet price in india mygoviagar.com viagra otc

Avatar
erectile dysfunction causes 19/11/2020 at 21:57

discount erectile medication
solving erectile dysfunction without meds
cheapest erectile dysfunction pill comparison

Avatar
cheap erectile dysfunction pills online 18/11/2020 at 12:54

erectile dysfunction guide
erectile aids for men
buy erectile dysfunction pump cvs

Avatar
where to buy viagra online safely 05/11/2020 at 10:35

Drugs [oral drugs, penile suppositories, ointments, injectable, hormone treatments (rare) etc.] where to buy viagra online safely generic
viagra release date

Avatar
buy viagra online from canada 05/11/2020 at 10:33

Activists walk right onto Detroit Mayor Mike Duggan’s property, steal some of his water and no one stopped
them. https://llviabest.com can i buy
viagra online without prescription

Avatar
mail order viagra 30/10/2020 at 08:32

my job….I’m not going to follow and try to
figure mail order viagra generic viagra india

Leave a Comment

The BreakerLetter

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Wing, el espíritu del fútbol

Mis Marcadores

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Archivo