viernes, 22 enero, 2021
Banner Top

La modalidad a 7 jugadores del rugby es muy popular hoy en día. El circuito mundial cuenta con torneos en países como Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Francia, Inglaterra, Escocia, Singapur, Hong Kong, Australia y algunos otros países en ocasiones especiales. Al ser una versión reducida del deporte, y al ser partidos muy rápidos y cortos, este tipo de torneos son sinónimo de fiesta, convivencia y diversión. Pero antes de que existiera el circuito mundial, la necesidad de hacer global este formato llevó a crear la Copa Mundial de Rugby Sevens.

El juego a siete, como también se le conoce, tiene como antecedente un torneo a 6 jugadores en Huddersfield, Inglaterra, en septiembre de 1879; pero la versión a 7 como la conocemos hoy en día se creó en Escocia, gracias a un torneo patrocinado por unos carniceros locales que pertenecían al Melrose RFC. El lugar donde se jugó el primer partido oficial de esta modalidad fue atribuído al campo conocido como “The Greenyards” en la ciudad de Melrose.

El deporte se fue popularizando tanto que la necesidad de crear un torneo internacional con equipos de todo el mundo se hizo cada vez más evidente, por lo que en 1976 se jugó el primer Sevens de Hong Kong, hoy en día el torneo más popular de todo el circuito mundial.

A inicios de los 90´s la IRB (International Rugby Board) se dio a la tarea de organizar el primer Mundial de este formato, con selecciones invitadas, y con algunos lugares que se jugarían en eliminatorias. Dentro de los equipos invitados estaban los grandes de siempre, pero también se incluyó a seleccionados de países en desarrollo. La razón fue que la IRB vio en este torneo la oportunidad de acercar a las naciones crecientes al mundo del rugby y de acortar la brecha entre los países considerados grandes y los considerados chicos.

 

 

La eliminatoria fue un solo torneo, jugado en mayo de 1992 en Sicilia, concretamente en Catania, Italia. 17 selecciones fueron invitadas a jugar por 4 boletos a la Copa del Mundo, con los semifinalistas ganándose el derecho de participar en dicho torneo. Los equipos participantes fueron Namibia, Suecia, Portugal, Polonia, el Golfo Arábigo, Hong Kong, Zimbabue, Bélgica, Checoslovaquia, Sri Lanka, Marruecos, Taiwan, España, Túnez, Alemania, Malasia y Kenia. Después de un torneo con algunas sorpresas, hongkoneses, namibios, taiwaneses y españoles lograron un pase al mundial.

Una situación especial sucedió con los países soviéticos: la IRB hizo la invitación a la selección de la Unión Soviética, pero con la separación y creación de nuevos países se vieron en la necesidad de hacer una clasificatoria propia, y por única ocasión se jugó una eliminatoria exclusiva para países soviéticos. Letonia, Georgia, Rusia y Lituania jugaron un cuadrangular que fue ganado por los letonios, quienes se quedaron con el boleto mundialista.

 

También puedes leer:   Irlanda: la deuda pendiente con las semifinales

 

Del 16 al 18 de abril de 1993 se jugaría en Murrayfield, Escocia, el primer campeonato mundial de rugby sevens. Había mucha expectación de ver a los seleccionados, y también de conocer a varios equipos que nunca se habían podido presentar en torneos internacionales. Los grupos quedaron conformados de la siguiente manera: en el grupo A quedaron Fiji, Sudáfrica, Gales, Rumania, Japón y Letonia, en el grupo B, Irlanda, Nueva Zelanda, Francia, Corea del Sur, Holanda y Estados Unidos, la zona C la encabezaba Argentina, seguido por Australia, los locales Escocia, Tonga, Italia y Taiwan, finalmente en el grupo D, los favoritos Inglaterra, Samoa, Canadá, España, Namibia y Hong Kong.

En la fase de grupos, si bien la lógica se impuso, hubo algunas sorpresas como la de los coreanos. Los asiáticos vencieron a Francia, Estados Unidos y Holanda para quedarse con el tercer lugar de su grupo y clasificando para la copa de plata (un torneo secundario al que clasificaban los equipos inmediatos que no clasifican a la fase de cuartos de final). Por su parte, los franceses, después de mucho batallar con los holandeses, tuvieron que conformarse con jugar el torneo de consolación.

La segunda ronda fue otra fase de grupos, con dos zonas de 4 equipos y los 2 mejores de cada zona en la primera fase. Irlanda, Fiji, Australia e Inglaterra llegaron a las semifinales, en donde Wallabies y los de la Rosa avanzaron a la final por la Melrose Cup , trofeo que adquirió su nombre del club creador de esta variante del juego, como ya mencionamos anteriormente.

Los ingleses, comandados por Lawrence Dallaglio, vencieron en una muy emocionante final a los australianos, con un marcador de 21-17, para coronarse como los primeros campeones de sietes del mundo. Este primer mundial tuvo muchas repercusiones, la más importante siendo las siguientes Copas del Mundo, que se juegan cada 4 años y que han visitado países como Hong Kong, Rusia, Argentina y Estados Unidos, además de que muchas estrellas mundiales iniciaron su camino internacional en el formato reducido.

El primer Mundial de 7’s fue un evento que ha quedado a la historia porque marcó un inicio, y también porque fue el primer torneo que empezó a tomar en cuenta a selecciones en desarrollo, acortando las distancias y haciendo el deporte más global.

 

También puedes leer:   México 1971: el boom del fútbol femenino

 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 23 times, 1 visits today)
Tags: , , , ,
Avatar

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

The BreakerLetter

Archivos

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores